El ébola deja más de 1.300 niños huérfanos en República Democrática del Congo

Actualizado 13/08/2019 16:06:00 CET
Niño recibe vacuna contra el ébola
Niño recibe vacuna contra el ébolaREUTERS / BAZ RATNER

MADRID, 13 Ago. (EUROPA PRESS) -

Al menos 1.380 niños han perdido a uno o varios progenitores como consecuencia del brote de ébola detectado hace más de un año en la zona este de República Democrática del Congo (RDC), según el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF), que ha alertado de un repunte de los casos desde el mes de abril.

El jefe de los programas de protección de UNICEF en la RDC, Pierre Ferry, ha advertido de que "esta enfermedad está siendo especialmente dura para los niños", muchos de los cuales "están viendo morir a sus padres delante de ellos" o no saben "si volverán o no" de los centros de tratamiento donde quedan ingresados en cuanto se les detecta la enfermedad

"Luchan contra el dolor y la ansiedad, al tiempo que tienen que tranquilizar y cuidar a sus hermanos pequeños. Muchos sufren discriminación, estigmatización y aislamiento", ha afirmado Ferry en un comunicado.

UNICEF ha registrado hasta ahora a 1.380 niños huérfanos de al menos uno de sus progenitores, mientras que 2.469 se han tenido que quedar solos mientras los adultos que se encargaban de ellos estaban ingresados o en cuarentena por haber mantenido contacto con un enfermo.

El representante de UNICEF en el país africano, Edouard Beigbeder, ha lanzado una llamada de atención porque "el número de niños que han quedado huérfanos o solos sigue creciendo tan rápido como la propagación de la enfermedad". La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha confirmado ya 2.831 contagios, de los cuales 1.892 han concluido con el fallecimiento del paciente.

UNICEF ha formado hasta la fecha a 906 asistentes psicosociales y psicólogos que son prestan servicios individualizados a los niños huérfanos o que están solos, personas en muchos casos que vienen de las comunidades afectadas y que tienn por tanto "la confianza de sus vecinos".

"Lo cierto es que han conseguido reducir la discriminación y la información errónea e impulsar la aceptación y el compromiso de la comunidad, que es fundamental para detener el brote", ha destacado Ferry.

UNICEF, que gestiona también guarderías junto a los centros de tratamiento frente al ébola, se esfuerza igualmente por buscar hogares temporales a los niños que no tienen quien cuide de ellos, algo que no siempre es fácil por la carga económica que conlleva o el miedo a contraer la enfermedad.

Contador