La duración media de la baja temporal es de 9,39 días y causa la pérdida anual de 11,5 millones de jornadas laborales

Actualizado 06/11/2009 14:56:57 CET

MADRID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

La duración media en la Comunidad de Madrid de la baja temporal en el puesto de trabajo es de 9,39 días, lo que deriva en una pérdida anual de 11,5 millones de jornadas laborales, señaló hoy el consejero de Sanidad, Juan José Güemes, tras firmar un convenio de colaboración con el Secretario de Estado de la Seguridad Social precisamente para poner coto a los fraudes.

El objetivo del acuerdo hoy alcanzado, similar al ya firmado por la práctica totalidad de las comunidades autónomas, es prestar especial atención al control de las bajas de corta duración (por debajo de los 20 días) en los primeros quince días de ésta, financiados por las empresas. El sistema establece que a partir de la decimosexta jornada los costes los asume la Seguridad Social.

"Buscamos reforzar el control porque todo fraude en el sistema supone una injusticia para los trabajadores, que pagan (con su labor) sus cuotas a la Seguridad Social, y para la ciudadanía en general, que lo hace a través de los impuestos", expuso Güemes, que se aplicó la particular 'ley del silencio' impuesta desde el PP ya que no quiso comentar nada a los periodistas al margen del convenio.

Según datos del Ministerio de Trabajo, el año pasado se tramitaron 1,1 millones de bajas por enfermedad o accidente englobadas dentro de la incapacidad temporal --una prestación que forma parte de la Seguridad Social que ofrece cobertura económica a los trabajadores que, por motivos de salud, pierden su capacidad para trabajar durante un cierto tiempo-- y que suponen un gasto de 1.060,4 millones de euros para la Seguridad Social.

Por su parte, el Secretario de Estado, Octavio Granado, insistió en que el convenio hoy firmado trata de distinguir "entre el grano y la paja" en las incapacidades tenporales porque "no se puede amparar situaciones de fingimiento o abuso", especialmente en el actual contexto económico.

De hecho, el convenio hoy firmado con Madrid --similar al ya rubricado con el resto de comunidades autónomas, a excepción del País Vasco y Navarra-- trata de hacer especial hincapié en los primeros quince días de baja, los sufragados por las empresas, para conseguir un "control similar" al que existe en el periodo temporal cuyo coste proviene de las arcas estatales.

El convenio de colaboración hoy firmado está dotado con 4,7 millones de euros, procedentes de los presupuestos de INSS, para desarrollar estrategias con el fin de mejorar la gestión de la prestación de la incapacidad temporal. El crédito servirá para incentivar los sectores que intervienen en la gestión de la prestación desde la Comunidad de Madrid y a mejorar los equipos informáticos y materiales empleados.

La idea es estudiar el comportamiento de los procesos de incapacidad temporal, analizar su incidencia en el conjunto del colectivo de empleados en el sector sanitario madrileño y poner especial hincapié en estos procesos caracterizados por su corta duración.

Por su parte, la Comunidad de Madrid ya ha creado una unidad de actuación rápida puesta a disposición de las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, además de una vigilancia de la incapacidad temporal de baja duración. También se llevan a cabo programas internos de coordinación con las consejerías para disminuir el absentismo del personal.