Actualizado 13/12/2010 18:41 CET

El desequilibrio bacteriano intestinal puede favorecer la obesidad

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Instituto Danone, Manuel Serrano Ríos, asegura que un inadecuado equilibrio bacteriano en el intestino puede favorecer la acumulación de grasas, la inflamación del tejido adiposo y, con ello, la obesidad, según ha destacado recientemente en un ciclo de conferencias organizado por la Real Academia Nacional de Medicina (RANM).

Las bacterias del intestino, ha explicado Serrano Ríos, tienen una función metabólica muy conocida en el caso de los animales rumiantes, que no conseguirían transformar la fibra vegetal en proteína cárnica sin ellas.

Así, se ha demostrado que ayudan al organismo humano a ahorrar energía, permitiéndonos un mayor aprovechamiento de los nutrientes, mientras que un "adecuado equilibrio de ciertas bacterias (bifidobacterias) reducen la inflamación del tejido adiposo".

En la misma sesión, el doctor Francisco Guarner, de la Unidad de Investigación de Aparato Digestivo del Hospital Vall d'Hebrón de Barcelona, ha recordado que los seres humanos cuentan con unos 30.000 genes propios y soportan en el organismo una media de 600.000 genes de bacterias.

Estas bacterias, que viven en las fosas nasales, conductos auditivos y genitales, pero sobre todo en el aparato digestivo, necesitan vivir en colonias multiespecie. Tanto es así que el 80 por ciento de las bacterias del tracto intestinal no pueden cultivarse fuera de él.

Diversos estudios han analizado la microbiota humana concluyendo que existe una relación entre obesidad y una diversidad bacteriana reducida en el organismo, por lo que abre una futura vía de control y seguimiento de pacientes obesos en el futuro.

De este modo, los mecanismos mediante los que se actuaría sería mediante la administración de prebióticos: fibra no digerible por nuestro organismo, pero sí por las bacterias hospedadas con propiedades beneficiosas y la administración de probióticos: microorganismos vivos que, ingeridos en cantidad suficiente, aportan beneficios para nuestra salud, con el fin de provocar una recolonización equilibrada del intestino.