Defensor del Paciente critica la "falta de contundencia" del Gobierno en el brote de legionela de Benalmádena (Málaga)

Actualizado 19/08/2007 13:13:11 CET

MÁLAGA, 19 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Asociación El Defensor del Paciente criticó "la falta de contundencia" por parte de la Administración en el caso del brote de legionela detectado en el Club Municipal de Hielo de Benalmádena (Málaga), que se saldó con 18 afectados, tres de ellos fallecidos, por lo que pidió la intervención del ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria.

Tras el último fallecido por este brote, el tercero, la presidenta de esta asociación, Carmen Flores, dijo, a través de un escrito al ministro, echar de menos "la intervención de las autoridades sanitarias antes y después del suceso", y añadió que, "a pesar de la falta de licencias y controles, no ha dimitido nadie, no se ha puesto una sanción ejemplar a la empresa y, mientras sucede este desastre, la consejera de Salud, María Jesús Montero, de vacaciones".

Por ello, entiende que el ministro de Sanidad "debe intervenir en este asunto, ya que está en juego que no se vuelva repetir". De igual modo, hizo hincapié en que se podría ver perjudicada en el extranjero "la imagen de un lugar turístico como es España", ya que dos de los fallecidos eran británicos.

"Aunque tenemos la seguridad de que la justicia actuará con contundencia, echamos de menos la misma contundencia en la actuación de la Administración", declaró Flores, ante lo que se preguntó "cómo se dio el visto bueno a la apertura de esta pista, quién es el responsable de haber dado vía libre para ello y qué controles de seguridad se establecieron".

La responsable de la Asociación El Defensor del Paciente lamentó que haya "muchas preguntas sin respuesta", agregando que "ser un país con legionelosis no es un orgullo y no tomar medidas para evitarlo, una irresponsabilidad".

CINCO DENUNCIAS.

Este colectivo ha interpuesto hasta el momento cinco denuncias en los juzgados, tres por un presunto delito de lesiones imprudentes, una de las cuales será ampliada la próxima semana tras la muerte en Oviedo en la madrugada del pasado viernes de uno de los afectados, Manuel Norniella, y el resto por un supuesto delito de homicidio imprudente. Asimismo, la Delegación Provincial de Salud de la Junta puso este asunto en manos de la Fiscalía.

El total, son 18 los afectados por el brote de legionela detectado a finales de junio en el municipio malagueño, de los que tres fallecieron --dos británicos, J.P.O., de 68 años, que murió el 9 de julio, y D.W., de 63 años, el pasado día 12, además de Manuel Norniella, de 73 años y natural de Oviedo--.

No obstante, desde la Delegación Provincial de Salud de la Junta señalaron que la muerte de esta última persona, que fue el caso número tres tras detectarse el brote, "no se ha debido a legionela, sino a otras patologías", y apuntaron que, después de ingresar el 26 de junio en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Clínico Universitario 'Virgen de la Victoria' de Málaga, se recuperó de la neumonía que le provocó la bacteria y fue dado de alta el 8 de agosto.

Por otra parte, los tres pacientes que permanecían ingresados en distintos centros hospitalarios de Málaga fueron dados de alta esta misma semana, considerándose así cerrado el brote.

Los resultados emitidos a principios de mes por el Centro Nacional de Microbiología, dependiente del Instituto de Salud Carlos III, confirmaron que el foco de legionela era la torre de refrigeración del Club Municipal de Hielo, cuyo cierre decretó el Ayuntamiento de Benalmádena tras detectarse el brote, ya que la cepa de los pacientes era la misma que la localizada en estas instalaciones.