Actualizado 18/08/2007 18:58:26 CET

El Defensor del Paciente ampliará la denuncia del afectado por el brote de legionela en Benalmádena muerto en Oviedo

MÁLAGA, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Asociación El Defensor del Paciente ampliará la próxima semana la denuncia interpuesta por la familia de uno de los afectados del brote de legionela detectado en el Club Municipal de Hielo de Benalmádena (Málaga) por un presunto delito de lesiones imprudentes, calificándola ahora como un supuesto delito de homicidio imprudente, tras la muerte en el Hospital Universitario de Oviedo, en la madrugada de ayer, de esta persona, un hombre de 73 años que fue dado de alta del hospital Clínico Universitario 'Virgen de la Victoria' de la capital malagueña.

De las cinco denuncias presentadas hasta ahora por la Asociación El Defensor del Paciente --tres por un supuesto delito de lesiones imprudentes y dos por uno de homicidio imprudente--, una de ellas correspondía a esta persona, Manuel Norniella, natural de Oviedo, según indicó el abogado en Málaga de esta entidad, Francisco Damián Vázquez.

Las denuncias están dirigidas contra la empresa concesionaria de la gestión de este centro deportivo con pista de hielo de Arroyo de la Miel, el director del mismo y el Ayuntamiento del municipio. Por su parte, también la Delegación Provincial de Salud puso este asunto en manos de la Fiscalía.

Desde la Junta, no obstante, señalaron a Europa Press que la muerte de esta persona, que fue el caso número tres tras detectarse el brote, "no se ha debido a legionela, sino a otras patologías", y apuntaron que, después de ingresar el 26 de junio en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Clínico, se recuperó de la neumonía que le provocó la bacteria y fue dado de alta el 8 de agosto. De todos modos, según afirmó Vázquez, quedó en coma.

El hombre se encontraba en Arroyo de la Miel cuando se detectó el brote de legionela, ya que su familia tiene un apartamento en este núcleo benalmadense, en el que está el Club de Hielo y hasta donde se trasladó para recuperase de una operación de corazón a la que había sido sometido.

Al no recibir el hijo de Manuel las habituales llamadas telefónicas de su padre, decidió avisar a la Policía, que lo encontró inconsciente y tirado en el suelo. En el hospital confirmaron que había sufrido un infarto cerebral y que, además, tenía neumonía, producida por legionela.

Familiares del fallecido comentaron a Europa Press que, aunque tenía otras dolencias, se cuidaba y que fue a partir de estar afectado por legionelosis cuando su estado se vio agravado, algo que aseguran que comentaron los propios médicos de Málaga. De hecho, aunque fue dado de alta de la neumonía, los facultativos les dijeron que ya no se podía hacer nada por él.

El funeral por Manuel Norniella será esta tarde en la iglesia parroquial Santo Domingo de Guzmán (Padres Dominicos), tras lo que será llevado al cementerio de Colloto (Oviedo).

Esta muerte se une a las de un británico de 68 años, J.P.O., que murió el 9 de julio, y un compatriota de 63 años, D.W., que falleció el pasado domingo.

Por otra parte, los últimos tres pacientes que permanecían ingresados en distintos centros hospitalarios de Málaga fueron dados de alta esta misma semana, considerándose así cerrado el brote, que se detectó a finales de junio y se saldó con 18 afectados.