Defensa de la Sanidad Pública rechaza la colegiación obligatoria, así como que tengan sistemas sancionadores

Actualizado 07/10/2014 10:56:37 CET

MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública ha mostrado su rechazo al Anteproyecto de Ley de servicios y colegios profesionales que esta elaborando Gobierno, ya que en el caso de los profesionales sanitarios "consolida" con la colegiación obligatoria que actúen como "supuestos representantes del conjunto de la profesión".

En su opinión, "el concepto de democracia choca frontalmente con la obligatoriedad de adscripción a una organización concreta, en un sistema democrático las personas de acuerdo con sus convicciones, intereses o afinidades se adscriben a las organizaciones y entidades que estiman oportuno", además entiende que "las afiliaciones obligatorias son propias de regimenes totalitarios".

Asimismo, a su juicio, los colegios no defienden intereses generales. "La práctica diaria de los colegios demuestra que estos son impermeables a los cambios sociales y profesionales, y ello en parte debido a la colegiación obligatoria que no incentiva a los colegios a amoldarse a los cambios sociales y ni siquiera a los de sus colegiados, pues son conscientes de que estos seguirán siéndolo a su pesar", añade.

Por otra parte, afirma que los colegios no deben tener sistemas sancionadores distintos de las leyes generales. En este sentido, afirma que uno de los argumentos utilizados a favor de la colegiación obligatoria es la capacidad de estos para regular la práctica profesional, "no obstante la realidad demuestra que no es así".

"Por un lado no parece lógico que los profesionales estén sujetos a unas normas distintas a las del resto de la ciudadanía", además, entiende que, "podrá darse el caso de que produjeran sanciones en la vía colegial que se sumaran a las de los tribunales de justicia o contradicciones entre las actuaciones de ambas".

Además, considerar que los colegios tiene sistemas electorales y funcionamiento que "no son democráticos", así explica que "los colegios sigue rigiéndose por normas de representación mayoritaria que anula la posibilidad de representación de las minorías, por amplias que estas sean".

Finalmente, denuncia que los colegios son organismos fuertemente subvencionados, "es decir son sufragados en gran parte por el conjunto de la población", por ello entiende que su desaparición "supondría un alivio económico a sus obligados colegiados" y "también a los presupuestos públicos, que pagan todos los ciudadanos".

La federación propone que cualquier debe de abordar 3 aspectos claves: la colegiación voluntaria, cambiar las funciones de los colegios para darles utilidad social e implantar la democracia en los colegios.