Publicado 26/08/2013 14:37CET

Defensa de la Sanidad Pública insiste en que los recortes han aumentado la mortalidad y recortado la esperanza de vida

MADRID, 26 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (Fadsp) insiste en que la política de recortes en materia sanitaria aplicada por el Gobierno ha aumentado la mortalidad y recortado la esperanza de vida en España.

Así lo destaca esta organización que concreta afirmando que, según los datos del Instituto Nacional de Estadística, en 2012 la mortalidad aumentó un 4,6 por ciento, lo que es "el primer indicio de la repercusión de la crisis y los recortes sobre la salud de las personas". Además, sostienen que este incremento es de "un 2 por ciento más del esperado sin los recortes".

En cuanto a la esperanza de vida, exponen que ésta se ha reducido por primera vez en dos décimas en el total de la población, por lo que pasa de 82,3 años a 82,1. Por estas razones, manifiestan que la universalidad de la asistencia sanitaria avanza en el mundo, "mientras retrocede en España".

En este sentido, indican que la supresión de la universalidad de acceso asistencia sanitaria provoca más consecuencias. Así, y según un estudio de la Fadsp, se ha objetivado que "el 16,8 por ciento de los pensionistas y el 27,3 por ciento de las personas de menores ingresos no retiran todos los medicamentos que les prescriben los facultativos".

No obstante, ahí no acaban las vicisitudes provocadas, y es que señalan que los recortes están reduciendo las oportunidades de trabajo, "calculándose en más de 200.000 los empleos para personal cualificado en este tipo de atención que se han dejado de crear".

SUICIDIO PARA LA ECONOMÍA ESPAÑOLA

Para los representantes de esta organización, este retroceso que va en sentido contrario a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud es "injusto e irracional", además de representar "un suicidio para la economía del país".

En referencia a ello, aseguran que el gasto sanitario a pagar directamente por la ciudadanía española "supera ya el 30 por ciento del total", por lo que se sitúa como "una de las más altas de la Unión Europea". Además, se vislumbra un crecimiento exponencial "consecuencia de la aplicación de la generalización de los copagos por el uso de los servicios", lamentan.

Ante todo lo expuesta, Fadsp considera que "sólo una gran alianza social y profesional en torno a una movilización universal podría hacer frente a la terrible situación que se avecina para la sanidad pública en España".