Defensa de la Sanidad Pública denuncia que se va a producir un "deterioro de la sanidad" por incentivos "mal planteados"

Actualizado 11/09/2012 13:49:16 CET
USOC

MADRID, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha denunciado que se va a producir un "deterioro de la sanidad" por incentivos "mal planteados". Según el criterio de sus miembros, el ambiente que se vive diariamente en hospitales y centros de salud "deja pocos resquicios para levantar el ánimo".

Y es que, consideran "poco probable" que los profesionales colaboren de buen grado, ya que "ven día a día mermar su salario, perder días libres, empeorar sus condiciones de trabajo o aumentar su jornada laboral sin contrapartidas". Así, creen que "lo esperable" es que cada vez empeore más el clima laboral.

Por ello, y ante "la posibilidad de protestas y conflictos profesionales", los políticos crean incentivos de compensación que "son un chantaje a los trabajadores sanitarios" y pueden repercutir "negativamente" en la salud de la población, explican desde la FADSP.

Ante todo ello, este organismo recuerda que la racionalización del gasto sanitario, su adecuación a las mejores pruebas científicas disponibles y el control gerencial de compras y de utilización de tecnologías "es una responsabilidad de los profesionales". Sin embargo, consideran que "no es de recibo" que se propongan esas medidas ahora como "moneda de cambio".

Para los responsables de esta institución, los incentivos "deben servir para reforzar la profesionalidad de los empleados del sistema sanitario y para mejorar el bien interno de la asistencia sanitaria". Además, deben procurar "impulsar las prioridades de la política sanitaria y evitar la aparición de incentivos perversos y comportamientos inadecuados".

Por todo ello, manifiestan que los planes de incentivos bien elaborados "son el medio más fiable para mejorar la motivación y contribuir a compaginar la calidad de las prestaciones con la contención del gasto". Por eso lamentan que en España se haya "premiado" por no derivar, no pedir pruebas y no recetar.