Defensa de la Sanidad Pública cree que la colegiación obligatoria es un "atentado" contra la libertad de los médicos

Actualizado 02/03/2011 12:35:49 CET

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha manifestado su oposición a la colegiación obligatoria porque "supone un atentado contra la libertad de los médicos para ejercer su profesión en el sistema público", ya que les "obliga" a desembolsar una "cantidad importante" de dinero personal y significa, además, "un agravio comparativo" con otros países de la Unión Europea donde no existe esa obligatoriedad.

Defensa de la Sanidad Pública destaca que esta colegiación obligatoria "carece de sentido", especialmente en los profesionales que trabajan sólo en el sistema público, que ya se encuentran "sometidos a la capacidad de control y sanción de las diferentes Administraciones públicas".

Además, en opinión de la organización, "no impide" los casos de intrusismo, un hecho que se puede "comprobar" en los recientes casos descubiertos "precisamente" en las comunidades autónomas donde la colegiación continua siendo obligatoria y, por lo tanto, "no supone protección alguna" para el conjunto de la ciudadanía.

Respecto al funcionamiento de los colegios, la FADSP advierte de que continúan rigiéndose por normas de representación mayoritaria que "anulan" la posibilidad de representación de las minorías y asegura que gozan de "poco prestigio" entre los profesionales.

Esta falta de prestigio se hace notoria, según la federación, en los "bajísimos índices de participación" de los procesos electorales y en la propia vida colegial. En contraposición, los colegios reciben cierto grado de "favoritismo", ya que la obligatoriedad de la colegiación les "obliga a estar atentos a las demandas de los profesionales y les permite constituirse en una referencia de la cualificación y la calidad de los mismos".

Una situación que, en definitiva, entra según FADSP en contradicción con la sociedad actual que propugna el libre mercado en el económico y la democracia representativa en la político, mientras "obliga a numerosos ciudadanos a pertenecer, contra su voluntad, a determinadas organizaciones".