Publicado 26/04/2021 12:14CET

Decaimiento y problemas para dormir, principales problemas de los españoles en los primeros meses de pandemia

Archivo - Mujer con deprensión frente a la ventana en su casa. Confinamiento, salud mental. Covid-19
Archivo - Mujer con deprensión frente a la ventana en su casa. Confinamiento, salud mental. Covid-19 - MARTIN DIMITROV / MARTIN-DM - Archivo

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

El decaimiento y los problemas para dormir han sido los principales problemas de salud que los españoles han experimentado en los primeros meses de pandemia, según se desprende de la Encuesta Europea de Salud en España (EESE), publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En concreto, el 20,3 por ciento de los mayores de 15 años declaró tener poco interés o alegría por hacer cosas durante la pandemia, frente al 17 por ciento que lo manifestó en los meses anteriores. Este incremento de la falta de interés o alegría por hacer cosas afectó más a las mujeres (25,4% frente al 20,4% previo a la pandemia) que a los hombres (14,9% frente a 13,4%).

Por su parte, el porcentaje de personas con sensación de estar decaído aumentó hasta el 21 por ciento en el periodo de pandemia, respecto al 18,2 por ciento del periodo previo. El incremento fue mayor en las mujeres (26,9% frente a 22,5%) que en los hombres (14,8% frente a 13,6%).

El descenso de falta de interés o alegría por hacer las cosas y el aumento de personas con sensación de decaimiento afectó a todos los grupos de edad. En los primeros meses de pandemia también se incrementaron los problemas para dormir. Así, el 21,2 por ciento de las personas de 15 y más años los tuvo, frente al 19,2 por ciento de antes de la misma.

Por otro lado, el estado de salud autopercibido refleja la percepción que las personas tienen sobre su propia salud, tanto desde el punto de vista físico como psicológico. En el contexto de la pandemia el porcentaje de personas con una valoración positiva de su estado de salud (muy bueno o bueno) aumentó respecto al periodo previo a la pandemia (78,3% frente a 74,3%).

Por su parte, el porcentaje de personas con una valoración negativa de su estado de salud (muy malo o malo) descendió en el periodo de pandemia (5,5%) respecto a los meses anteriores a ella (7,8%).

Asimismo, el 9,3 por ciento de los hombres y el 12,4 por ciento de las mujeres de 15 y más años recibió atención del médico de familia en las cuatro últimas semanas anteriores a la entrevista durante los cinco primeros meses de la pandemia. Estos datos son inferiores a los de los meses previos al comienzo de la pandemia (del 21,1% y 29,2%, respectivamente).

El descenso afectó a todos los grupos de edad, encontrándose la mayor brecha en las personas de 65 y más años. Por su parte, el 3,9 por ciento de los hombres y el 5,5% de las mujeres de 15 y más años visitó un médico especialista en las cuatro últimas semanas anteriores a la entrevista durante los cinco primeros meses de la pandemia.

En los meses previos los porcentajes fueron del 9,5 por ciento y 13,6 por ciento, respectivamente. El descenso afectó a todos los grupos de edad, siendo más pronunciado entre las personas de 65 y más años. El porcentaje de personas que consumieron medicamentos recetados por un médico en las dos semanas anteriores a la entrevista disminuyó durante los cinco primeros meses de la pandemia respecto a los meses previos (50,5% frente a 52,7%). Este descenso también se registró en los medicamentos no recetados (12,9% frente a 15,6%).

CONSUMO DE TABACO Y EXPOSICIÓN AL HUMO DEL TABACO EN LUGARES CERRADOS

El patrón de consumo de tabaco durante los cinco primeros meses de la pandemia fue similar al de los meses previos, con ligeros descensos en los porcentajes de fumadores diarios (19,4% frente a 20%) y ocasionales (2% frente a 2,5%).

La exposición al humo del tabaco en lugares cerrados disminuyó durante los cinco primeros meses de la pandemia respecto a los meses previos. El 5,8 por ciento de la población de 15 y más años estuvo expuesta todos los días y el 2,2 por ciento al menos una vez a la semana. Estos porcentajes fueron del 8,3 por ciento y del 3,2 por ciento en los meses anteriores.

Finalmente, el trabajo ha puesto de manifiesto que el porcentaje de población que consumió fruta y verdura al menos tres veces a la semana aumentó en los cinco primeros meses de la pandemia respecto a los meses anteriores (90,1% y 91,9%, respectivamente, frente a 87,4% y 88%). Por su parte, el consumo de comida rápida al menos tres veces por semana se redujo (7,9% frente a 9,1%).

Contador