Actualizado 02/02/2010 14:04:40 +00:00 CET

CyL prevé reducir un 16% la mortalidad y un 18% la incidencia con un programa de detección precoz de cáncer colorrectal

La experiencia se implantará como piloto en la zona del Hospital de Medina del Campo (Valladolid) y en 2011 se extenderá a toda la región

VALLADOLID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Sanidad de Castilla y León impulsa un programa de detección precoz de cáncer colorrectal que prevé reducir un 16 por ciento la mortalidad provocada por este tipo de afección y un 18 por ciento su incidencia al diagnosticar previamente un pólipo intestinal que puede derivar en un proceso canceroso.

Así lo anunció el consejero de Sanidad, Francisco Javier Álvarez Guisasola, quien informó de que este programa iniciará con carácter piloto el 15 de febrero en el hospital de Medina del Campo (Valladolid) y, tras evaluar sus resultados, se extenderá al resto de la Comunidad en 2011.

Esta acción va dirigida a hombres y mujeres que se encuentren en la edad de más incidencia, entre 50 y 69 años, y tiene por objetivos encontrar pólipos que puedan ser extirpados a tiempo y prevenir así el cáncer colorrectal, así como detectar este tipo de afección cuando aún no presenta síntomas para que el tratamiento sea más efectivo.

Las acciones se centrarán en aquellas personas que no tengan antencedentes personales o familiares, ya que éstos forman parte del programa gestionado por el Consejo de Genética, además tampoco podrán formar parte del mismo aquellos que tengan precedentes de pólipos.

Así, las acciones arrancarán a través de la distribución de información en los centros de Atención Primaria de las zonas de influencia del Hospital de Medina del Campo (Medina del Campo, Serrada, Alaejos, Olmedo e Íscar), donde los facultativos propondrán su adhesión a este programa a unos 13.263 hombres y mujeres de entre 50 y 69 años.

El programa comenzará con la detección de sangre oculta en heces a través de la recogida de muestras en un recipiente que detecta la presencia de mínimas cantidades de sangre. Una vez realizada la prueba si el test es negativo se informa al paciente y en el caso de ser positivo se realizaría una colonoscopia, a partir de la que se podrá detectar la procedencia de la misma.

Como explicó Guisasola la decisión sobre la puesta en marcha de esta experiencia en Medina del Campo obedece a que atiende a una cifra de población adecuada, es un centro hospitalario pequeño y con buen acceso. Así, avanzó que una vez analizados los resultados se podrá en marcha en el resto de la Comunidad y se podrán acoger al mismo el 60 por ciento de la población de entre 50 y 69 años.

INCIDENCIA ALTA

El consejero de Sanidad aseguró que la incidencia del cáncer colorrectal es superior a la media nacional con una media de 40 casos por cada 100.000 habitantes, unos datos que se deben al elevado número de ciudadanos con edades comprendidas entre los grupos de riesgo.

En concreto, según los datos manejados por la Junta, este tipo de afección es la segunda causa de muerte por cáncer de la mayoría de los países desarrollados tanto en hombres como en mujeres. En el caso de los hombres es el tercer cáncer más frecuentes por detrás del de próstata y pulmón y el segundo en mujeres tras el de mama.

Además, su incidencia se incrementa de forma importante a partir de 50 años.

Como explicó Guisasola este tipo de cáncer comienza generalmente como un pólipo, es decir, un tumor benigno que, si no son extirpados, pueden evolucionar hacia un cáncer habitualmente "silente" que se hace visible cuando se produce metástasis y afecta ya a otros órganos como el hígado o los pulmones.

Por este motivo, tanto la mortalidad como la morbilidad por cáncer colorrectal dependen de su detección precoz y, en la mayoría de las ocasiones, la sangre en heces el indicador determinante de la enfermedad.