Publicado 20/04/2022 17:43

Cvirus.- Tres de cada cinco negocios interiores no disponen de purificadores de aire, según Fellowes

Archivo - Purificadores de aire, imagen de recurso
Archivo - Purificadores de aire, imagen de recurso - BANCO DE ALIMENTOS - Archivo

MADRID, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

Tres de cada cinco negocios con espacios físicos de trabajo pequeños de interior no cuentan con ningún sistema homologado de purificación del aire, según datos recopilados por Fellowes.

Estos productos, tal y como indica la compañía, ayudan a mejorar el aire en un espacio interior por el que pasan muchas personas y desde el comienzo de la pandemia ha sido una herramienta útil para limpiar el ambiente.

Según los expertos en salud y filtración del CSIC, a los que hacen referencia Fellowes, ahora es el momento en el que se debe
poner el foco en los sistemas de purificación del aire que se respira especialmente en los lugares cerrados y concurridos. La mascarilla ha pasado este miércoles a ser una opción personal por lo que será más importante proteger a las personas con una calidad del aire mejorada y para ello los purificadores de aire son esenciales.

Los filtros HEPA (High Efficiency Particle Arrester) son sistemas que retienen las micropartículas que se encuentran en el aire como por ejemplo el polvo, el polen y todo tipo de virus o bacterias. Gracias a su capacidad de filtración cercana al 100% y, ubicados
en estos aparatos de purificación, permiten mejorar la calidad del aire de los espacios cerrados al eliminar estas partículas perjudiciales para la salud que se encuentran en el aire.

Así, en los últimos doce meses la venta de purificadores personales ha aumentado exponencialmente sobretodo en despachos, oficinas y uso doméstico. Estos sistemas de filtración son capaces de eliminar todos los virus ya que cuentan con potentes filtros
HEPA de nanofibras viricidas.

Desde Fellowes explican que se dan situaciones en las que los propios trabajadores optan por instalarse una purificadora de aire personal en su lugar de trabajo ya que la oficina no cuenta con ella.

Por último, la compañía ha enumerado una serie de trastornos y enfermedades más comunes que se sufren por una mala calidad del aire en el interior, como alergias, cefaleas, somnolencia, irritabilidad, ansiedad, náuseas, sequedad de ojos, piel roja, picores o tos seca.