Publicado 03/02/2022 12:19

CSIF exige a Muface un seguimiento de los afectados por los recortes y denuncia la reducción de oferta en Oncología

MADRID, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) se ha dirigido de manera formal a Muface para que informe con transparencia sobre la cifra de afectados por los recortes en la oferta sanitaria y que haga un seguimiento de los casos para garantizar que se cumple la continuidad asistencial que contempla el concierto con las aseguradoras.

Esta reclamación se produce tras constatar que se han reducido los profesionales de medicina familiar en diferentes distritos de Madrid, se han eliminado clínicas, se han retirado varias especialidades médicas en el Hospital Quirón Madrid por parte de Asisa y se ha eliminado la especialidad de Oncología Médica y Oncología Radioterápica en Hospitales Madrid.

Además, el sindicato pondrá en marcha una campaña informativa para que los mutualistas les hagan llegar las incidencias que puedan estar sufriendo en su asistencia sanitaria, tanto en Madrid como en el resto de España, también en las mutuas del personal de la Justicia (Mugeju) y del Ejército (Isfas).

Estos recortes tienen lugar tras la firma del concierto sanitario 2022-2024 el pasado diciembre entre Muface y las aseguradoras sanitarias. El sindicato ya advirtió entonces que estaría vigilante ante posibles reducciones en los cuadros médicos y en la calidad en la asistencia, dado que el Gobierno no ha revertido en el concierto los gastos extra afrontados durante la pandemia, como sí se ha hecho en el caso de las comunidades autónomas.

Asimismo, lamenta la situación de los pacientes oncológicos quienes, a partir de ahora, no podrán ir a sus revisiones médicas en sus centros habituales. "En muchos casos, después de años siendo tratados por el mismo equipo médico, tienen que buscarse otras alternativas, con las incertidumbres que generan este tipo de cambios en el seguimiento de su enfermedad", advierten.

Por este motivo, exige a Muface que garantice a los mutualistas que todos estos problemas burocráticos no van a afectar de ninguna manera a los tratamientos que están recibiendo los pacientes en la actualidad, ni van a provocar modificaciones o retrasos en los mismos.

En este sentido, iniciaran una ronda de contactos con los grupos parlamentarios para que pregunten al Gobierno por estos recortes y para que informe sobre la situación actual con total transparencia. "Estamos hablando de un derecho de los funcionarios/as mutualistas y se debe garantizar una asistencia sanitaria con el mismo nivel de calidad que en la sanidad pública", concluyen.