Publicado 20/04/2022 14:00

CSIF denuncia que faltan 4.000 millones de euros para paliar el déficit de personal e infraestructuras de la AP

Archivo - Fibromialgia, covid persistente. Mujer en la consulta del médico.
Archivo - Fibromialgia, covid persistente. Mujer en la consulta del médico. - ECLIPSE_IMAGES/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), con motivo de la celebración este miércoles del Día de la Atención Primaria (AP), denuncia que la Atención Primaria se está asfixiando y que requiere al menos 4.000 millones de euros para paliar su actual déficit de personal y de infraestructuras.

"Demandamos más financiación y recursos, una reivindicación generalizada entre su personal. En concreto, según una encuesta realizada por el sindicato, un 98,2% de sus trabajadores considera necesaria y urgente una reforma y un nuevo modelo de atención adaptado a las necesidades reales de la ciudadanía y de sus profesionales", afirma.

Junto al déficit asistencial de la ciudadanía, los trabajadores sufren las consecuencias del abandono y precariedad de los Centros de Salud. Un 85,8% de personal encuestado sufría ansiedad por el elevado ritmo y carga de trabajo y un 64,4%, el síndrome de Burnout debido a la precariedad laboral que soportan desde hace años, según la encuesta que realizamos en 2021.

"Por ello, queremos dar voz a la Atención Primaria y advertimos de la situación inestable y vulnerable en la que se encuentra este nivel asistencial, debido a la falta de voluntad real para impulsarla por parte de las Administraciones Sanitarias y a que aún no se han implantado las medidas urgentes y necesarias para sacarla a flote", denuncian.

A su juicio, la AP necesita al menos una inversión del 25% del gasto sanitario total, acorde a sus funciones y cartera de servicios, como demanda la organización Mundial de la Salud (OMS) y otros organismos internacionales, y que aun así en nuestro país éste se redujo en un 13% entre 2009 y 2018. Esta afirmación se corrobora tras conocerse este mes de abril los resultados del gasto sanitario público del año 2020.

Desde CSIF denuncian que, aunque el porcentaje sobre el PIB haya pasado respecto al año anterior del 6% al 7,5% y el gasto per cápita de 1.593 euros por habitante a 1.770 euros, en Atención Primaria sigue sin invertirse el 25% del gasto sanitario total, ya que alcanza únicamente el 14,3%, con un incremento de solo 0,1 puntos en 2016-2020.

Además, la variabilidad interterritorial que sigue existiendo. Por CCAA, la inversión sobre el PIB es del 4,7% en la Comunidad de Madrid frente al 9,7% de Extremadura, el gasto per cápita oscila desde 1.398 euros en Andalucía frente a 1.948 euros en País Vasco y el gasto en Atención Primaria varía del 10,7% de la Comunidad de Madrid al 17,7% de Andalucía, lo cual supone un agravio comparativo entre las distintas regiones de nuestro país.

Todo ello, concluyen, "con el agravante que supone el aumento de la actividad asistencial y los tiempos de espera para Atención Primaria hasta los 10,8 días de media, con un aumento de su actividad en plena pandemia de un 3% (12,3 millones de consultas más); un aumento del 600% de las teleconsultas y del 4% de actividad domiciliaria, lo que totaliza 13,5 millones de visitas más".

Además, la financiación de 176 millones de euros prevista por parte del Gobierno para la implantación del Marco Estratégico para la Atención Primaria y Comunitaria (APyC) y para el Plan de Acción de APyC 2022-2023, en el marco de una financiación mixta junto a las CCAA, es irrisoria y está muy alejada de sus necesidades reales.

Las estimaciones de CSIF, muy cercanas a las de diferentes sociedades científicas, apuntan a que faltan 4.000 millones de euros para paliar el déficit actual en AP, de los que 1.600 millones deben destinarse a implantar el marco estratégico y el plan de acción; 1.300 millones, a equiparar los RRHH de Medicina y Enfermería a la media de la UE y 1.100 millones a subsanar el déficit estructural para la dotación del resto de y que debe incluir a TCAEs, matronas, fisioterapeutas, trabajadores sociales, personal administrativo, etc.

Alertamos a las administraciones sanitarias sobre las numerosas jubilaciones que se van a producir en los próximos años y la falta de efectivos que sufriremos si no se pone remedio ya. Sería necesario que nuestro SNS dispusiese de al menos 9.500 profesionales más de medicina familiar y comunitaria y más de 28.217 de enfermería para la Atención Primaria, además del resto de categorías que trabajan cada día en nuestros Centros de Salud.

CSIF ya ha pedido al Ministerio una planificación y financiación de RRHH adecuada y coordinada a medio-largo plazo entre el Ministerio de Educación y de Sanidad, que debería reflejarse en un incremento de plazas tanto de grados universitarios de todas las ramas sanitarias implicadas como de la oferta de plazas anuales convocadas de FSE, ya que en este último caso el incremento en la convocatoria actual ha sido del 3,8%, muy alejado del 20% que reclamamos.