Publicado 18/05/2021 14:03CET

CSIF advierte de déficit estructural de médicos de Familia y estima que se necesitan 9.500 para llegar a media europea

Archivo - Detalle de una trabajadora en una concentración convocada en la Plaza de Chamberí, frente a la Consejería de Hacienda, durante el inicio de una huelga indefinida y completa convocada para más de 5.000 médicos de Atención Primaria de la Comunidad
Archivo - Detalle de una trabajadora en una concentración convocada en la Plaza de Chamberí, frente a la Consejería de Hacienda, durante el inicio de una huelga indefinida y completa convocada para más de 5.000 médicos de Atención Primaria de la Comunidad - Jesús Hellín - Europa Press - Archivo

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) se ha sumado este martes a la celebración del Día Mundial del Médico de Familia poniendo en valor el esfuerzo diario de las plantillas y su trabajo desde el inicio de la crisis sanitaria por la COVID-19.

"Desde CSIF denunciamos la falta de organización y de financiación en la Atención Primaria, acorde a sus necesidades y competencias. Advertimos del déficit estructural de recursos humanos, materiales e infraestructuras, de la planificación inadecuada de la gestión clínica y tareas administrativas, de la precariedad y temporalidad laboral y de la falta de cobertura de puestos, más acusada en las zonas de difícil cobertura", señalan en un comunicado.

Para el sindicato, las plantillas de Medicina Familiar y Comunitaria de nuestro país necesitan alcanzar ratios equivalentes a otros países de la UE, en relación a la población que atienden, ya que, según datos publicados por el Ministerio de Sanidad, más del 41 por ciento de médicos de familia en nuestro país tienen cupos superiores a 1.500 pacientes.

En España, hay unos 29.000 profesionales de medicina de familia, con una ratio de 0.77 especialistas por cada 1.000 habitantes, encontrándose muy lejos de las tasas de otros países de nuestro entorno como Portugal (2,6); Irlanda (1,82) o Países Bajos (1,61), mientras la media de la UE está en 0.91. Por ello, para alcanzar el promedio europeo sería necesario contar con 9.500 profesionales más, según CSIF.

Además, el sindicato recuerda que en los próximos diez años se prevé un déficit estimado de profesionales de medicina de familia mayor del 10 por ciento y que sus efectivos se verán reducidos entre 4.000 y 5.000 profesionales, ya que el 27,5 por ciento tiene 60 o más años y el 63,4 por ciento a partir de 50 años.

"En este contexto, la falta de una adecuada gestión sanitaria desde el inicio de la pandemia, sin el refuerzo y el fortalecimiento necesario de la Atención Primaria, ha provocado que un elevado porcentaje de profesionales en los Centros de Salud y Consultorios sufran ansiedad, estrés y síndrome del burnout en su puesto de trabajo", denuncian.

Para CSIF, es "prioritaria" una planificación de recursos humanos a medio y largo plazo para que exista una "oferta adecuada de profesionales, que tenga en cuenta la demanda de servicios y la dispersión de la población". "Falta, además, financiación de la oferta de plazas de Formación Sanitaria Especializada (FSE) de Medicina Familiar y Comunitaria, que este año han sido 2.338, dos de cada diez de las ofertadas", añaden.

De la misma forma, consideran "urgente" un aumento de la financiación de la Atención Primaria hasta alcanzar el 25 por ciento del total del gasto sanitario, como recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Relator Especial ONU sobre el derecho a la salud. Según CSIF, en cambio, en nuestro país se redujo en un 13 por ciento entre 2009 y 2018 a causa de los recortes.

Pese a esta situación, el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno, del que se esperaban fondos europeos para el desarrollo del Marco Estratégico para la Atención Primaria y Comunitaria, no destina ninguna partida presupuestaria a este objetivo, aunque alude a la reforma y refuerzo de la Atención Primaria.