Actualizado 28/04/2013 12:34:40 +00:00 CET

La crisis ha provocado una disminución de las consultas al médico por astenia primaveral

Cansancio
JUANCARLOS!/FLICKR

MADRID, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

La actual situación de crisis social y económica por la que atraviesa España ha provocado que cada vez menos personas acudan a las consultas con el médico de Atención Primaria aquejadas por la astenia primaveral, según ha asegurado a Europa Press el secretario general de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFYC), Salvador Tranche.

Esto se debe a que, según ha explicado, este trastorno se manifiesta especialmente por cansancio, irritabilidad o somnolencia, unos problemas que para muchas personas y familias son menores, en comparación a otros más serios que puedan estar padeciendo como consecuencia la crisis.

"En este momento la situación es tan crítica y preocupante que las personas que antes venían a las consultas aquejadas por este trastorno ya se aguantan o lo soportan mejor porque tienen otros problemas más importantes en los que centrarse", ha recalcado el especialista.

Y es que, la astenia primaveral es un trastorno que aparece por el cambio de estación, el cambio horario y el aumento de las horas de luz. Además, se agudiza con la primavera debido a que es la época en la que aparecen las alergias, perjudicando así sus síntomas.

No obstante, Tranche ha recordado que este trastorno no suele durar más de dos semanas, por lo que ha recomendado a todas aquellas personas que lo padecen durante más tiempo que acudan a un especialista porque puede ser un indicador de otras enfermedades.

"Aunque no es una entidad clínica hay que preocuparse cuando los síntomas se mantienen más de un par de semanas y, además, van acompañados de pérdida de peso o de apetito. Y es que, aunque es un trastorno menor, suele ser muy frecuente en enfermedades generales y sistémicas por lo que no hay que menospreciarlo si dura mucho tiempo", ha comentado.

Por último, y con el objetivo de combatir la astenia primaveral, el secretario general de SEMFYC ha recomendado mantener una dieta equilibrada, reducir el consumo de tabaco y alcohol, dormir entre 7 y 8 horas diarias, no echar la siesta y cenar dos horas antes de acostarse. Así, ha rechazado la toma de medicamentos o vitaminas porque, ha insistido, la alimentación equilibrada aporta ya "todos los nutrientes y vitaminas necesarias".