La crisis frena por primera vez la llegada de médicos extranjeros a Barcelona

Actualizado 06/11/2011 12:16:05 CET
EUROPA PRESS

El Colegio de Médicos pide a la OMC un "debate sereno" para limitar las plazas de Medicina

BARCELONA, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

La crisis ha frenado por primera vez este año la llegada de médicos extranjeros en Barcelona, después de diez años consecutivos de crecimiento en que se han alcanzado récords históricos de inscripción de colegiados foráneos para trabajar en la sanidad pública y privada catalana, según datos del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona (COMB) a los que ha tenido acceso Europa Press.

La caída de galenos extranjeros es de 6,6 puntos porcentuales respecto a 2010, y supone un cambio de tendencia histórico, teniendo en cuenta que hasta septiembre de este año el 52,2% de los nuevos colegiados --de un total de 1.018 médicos nuevos-- eran extranjeros, frente al porcentaje de 58,8% de los 636 nuevos colegiados de todo 2010, en que ya se empezaron a notar las restricciones presupuestarias, ha explicado el director adjunto corporativo del COMB, Marc Soler.

En declaraciones a Europa Press, Soler ha significado este cambio en el escenario de la demografía médica de la capital catalana, que sirve de centinela de lo que sucede en el conjunto de Cataluña, donde el envejecimiento y la feminización de la profesión es una realidad.

Por origen, los médicos latinoamericanos siguen liderando el ranking de médicos de fuera que se instalan en Cataluña para trabajar, empezando por los de Colombia, Perú, Argentina, Venezuela, México, Bolivia y siguiendo por los de Italia, Cuba, Paraguay y República Dominicana.

"Los médicos extranjeros siguen siendo el grupo más numeroso de médicos colegiados, pero también son el colectivo que más se va a otras ciudades españolas o al extranjero", ha observado Soler, quien ha visto con recelo la petición de la Organización Médica Colegial (OMC) de que se rebajen los números clausus entre 500 y 1.000 de las facultades de medicina española ante su previsión de que no faltarán médicos sino que sobrarán.

Sobre este tema ha pedido un esfuerzo de "debate y reflexión serena", después de que hace solo cuatro años que se ampliaron las plazas para cursar Medicina en Cataluña y otros puntos del Estado, y tras admitir la dificultad de planificar a largo plazo por múltiples factores.

DEBATE AL MARGEN DE CONDICIONES LABORALES

Con todo, ha apostado por que el citado debate discurra al margen de las negociaciones salariales y laborales de los facultativos --que en dos años han visto reducido un 15% sus nóminas--, ahora que Instituto Catalán de la Salud (ICS) y sindicatos trabajan para cerrar un acuerdo para rebajar las condiciones salariales de los trabajadores para evitar el despido de personal interino y eventual.

Según Soler, "la demografía médica continúa siendo un ámbito donde las tendencias de fondo configuran un escenario de futuro muy cambiante, y eso es relevante para nuestro sistema sanitario, que se conforma sobre la base de los profesionales médicos que trabajan en él".

"Este sistema no se puede entender, ni cambiar, ni planificar, si no tenemos en cuenta el número y las características de los médicos que lo configuran", ha concluido el experto, quien ha mostrado especial preocupación por los efectos que puede tener sobre la precariedad de los médicos jóvenes.