Actualizado 17/04/2013 9:21:38 +00:00 CET

Crean un adhesivo tres veces más fuerte que las grapas quirúrgicas

MADRID, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

Científicos del Hospital Brigham y de Mujeres (BWH), en Boston (Estados Unidos), han desarrollado un adhesivo con microagujas que es más de tres veces más fuerte que las grapas quirúrigas en la fijación de injertos de piel inspirado en un gusano parásito, el de cabeza espinosa, según los resultados de la investigación, publicada este martes en 'Nature Communications'.

En concreto, el equipo de expertos, dirigido por Jeffrey Karp, de la División de Ingeniería Biomédica del Departamento de Medicina de BWH y autor principal del estudio, inventó una microaguja inspirada en Pomphorhynchus laevis, un gusano espinoso que vive en los intestinos de sus anfitriones, en este caso los peces. El gusano se une de forma segura a la pared intestinal del huésped mediante la penetración y luego engorda a lo largo, con la cabeza como un cactus, en el tejido intestinal.

"El doctor Karp y sus colaboradores continúan buscando en la naturaleza para encontrar nuevas formas de resolver problemas reales en la medicina", dijo Scott Somers, de los Institutos Nacionales de la Salud del Instituto Nacional de Ciencias Médicas Generales de Estados Unidos, que en parte apoyó el trabajo. "Sobre la base de cómo los gusanos parásitos conectan y se alimentan del pescado, han diseñado una forma de cerrar las heridas quirúrgicas que parece mejor que cualquier cosa disponible actualmente para uso clínico", agrega.

Inspirado por el mecanismo de la inflamación del gusano, Karp y su equipo crearon un parche adhesivo que mecánicamente se entrelaza con el tejido a través de hinchables microagujas, cuyas puntas engordan a través de un mecanismo basado en agua que es a la vez rápido y reversible. "La fuerza de adhesión de las puntas de las microagujas es más de tres veces más fuerte que las convencionales grapas quirúrgicas para la fijación de los injertos de piel", dijo Seung Yun Yang, investigador en BWH y autor del estudio.

Cada aguja en forma de cono está hecha de un núcleo de plástico rígido no hinchable y una punta rígida en su estado seco, pero que se hincha al contacto con el agua. La cama de microagujas es capaz de penetrar eficazmente en el tejido con poca fuerza, así como mantener un contacto continuo, sin fisuras con el tejido, y una alta fuerza de adhesión cuando las agujas están en su estado hinchado.

"El diseño único permite que las agujas se peguen a los tejidos blandos con un daño mínimo a los mismos. Además, cuando llega el momento de retirar el adhesivo, en comparación con las grapas, hay menos trauma infligido al tejido, la sangre y los nervios, así como un menor riesgo de infección", destacó el doctor Karp.

La invención puede ser un día una alternativa a las grapas y las suturas utilizadas en la sala de operaciones para fijar injertos de piel en los pacientes con heridas graves como resultado de quemaduras, infecciones, cáncer y otros traumas. El enfoque también ofrece el potencial para el suministro de agentes terapéuticos, incluyendo las proteínas, y dada su capacidad para unirse fuertemente a los tejidos húmedos, las microagujas adhesivas bioinspiradas, aplicarse durante los procedimientos quirúrgicos internos.

"Imagino que este dispositivo será muy eficaz en el tratamiento de los pacientes, tanto por la fijación de injertos de piel, pero también mediante la entrega de sustancias activas en la superficie de la herida. Estas sustancias pueden ser, por ejemplo, antibióticos, promoviendo el crecimiento de los compuestos, o moléculas antiinflamatorias ", valoró Bohdan Pomahac, director de los centros de Trasplante y de Cirugía Plástica de BWH, así como el autor del estudio sobre el papel.