El cortometraje sobre osteoporosis protagonizado por Concha Velasco, seleccionado en el Festival 'Pilas en Corto'

Publicado 12/12/2018 11:54:07CET
CONCHA VELASCO/ EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

El cortometraje 'Mañana y siempre', protagonizado por Concha Velasco, que busca concienciar sobre la osteoporosis y su consecuencia más grave, la fractura, ha sido seleccionado por el jurado para participar en la Décima Edición del Festival Internacional de Cortometrajes 'Pilas en Corto', que se celebra esta semana en la localidad sevillana de Pilas.

El trabajo, que se proyectará este sábado a las 19.30 horas en la Casa de la Cultura de Pilas, incluye también a Kira Miró, Fran Perea, Irene Soler, Adriana Torrebejano y Paula Apolonio. Dirigido por el hijo de la actriz vallisoletana, Manuel M. Velasco, muestra desde un punto de vista "muy personal" cómo impacta la osteoporosis en las personas que la padecen y sus familiares.

El cortometraje es el motor de la campaña 'Tus huesos. Mañana y siempre', desarrollada por la Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (FHOEMO), junto con la Sociedad Española de Investigación Ósea y Metabolismo Mineral (SEIOMM) y la asociación de pacientes AECOSAR, con la colaboración de la farmacéutica biotecnológica Amgen y la biofarmacéutica UCB.

La campaña busca mostrar y sensibilizar sobre la "verdadera cara" de la osteoporosis y las "trágicas consecuencias" que pueden derivarse de las fracturas por fragilidad ósea "pues, en muchas ocasiones, las personas que las sufren ven mermada su calidad de vida ya que conllevan a una pérdida de movilidad y están asociadas a un aumento de la mortalidad, morbilidad e incremento del riesgo de sufrir otra fractura".

La incidencia en España en 2017 fue de 330.000 fracturas osteoporóticas, y se estima que esta cifra aumente hasta las 420.000 en 2030. Además, se calcula que aproximadamente 1 de cada 3 mujeres y 1 de cada 5 hombres mayores de 50 años sufrirá una fractura osteoporótica en su vida y, a pesar de ello, solo se diagnostica y recibe tratamiento el 20 por ciento de las personas que han sufrido, al menos, una fractura por fragilidad.