Actualizado 26/02/2013 11:53:49 +00:00 CET

La cortisona puede aumentar el riesgo de pancreatitis aguda

MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio del Instituto Karolinska en Suecia muestra que la cortisona, una hormona que se utiliza en ciertos medicamentos, aumenta el riesgo de pancreatitis aguda. Según los investigadores, los resultados, publicados en la revista 'JAMA Internal Medicine', sugieren que los pacientes tratados con cortisona en algunas formas deben ser informados de los riesgos y aconsejan que se abstengan de consumir alcohol y fumar.

La pancreatitis aguda es la enfermedad más común del páncreas y es causada por una inflamación repentina del páncreas. La mayoría de los pacientes se recuperan sin complicaciones, pero entre el 15 y el 20 por ciento de los pacientes desarrolla la enfermedad de forma que amenaza la vida. Las causas más comunes de la patología son los cálculos biliares y el consumo elevado de alcohol, aunque en una cuarta parte de los pacientes se desconocen las causas.

Estudios previos sobre la base de casos individuales han indicado una relación entre la pancreatitis aguda y algunos medicamentos, como los preparados que contengan cortisona. La cortisona endógena se deriva de una hormona suprarrenal y se relaciona con el estrés y la regulación del ritmo circadiano y la forma más común en los seres humanos es el cortisol (o hidrocortisona). La cortisona sintética se utiliza para tratar un número de condiciones médicas, como el asma y las enfermedades autoinmunes (por ejemplo, enfermedades reumáticas).

En este estudio, 6.000 pacientes con diagnóstico de pancreatitis aguda entre 2006 y 2008 se compararon con 61.000 controles sanos. Los resultados muestran que las personas tratadas con cortisona en forma de comprimidos tenían un 70 por ciento más de riesgo de desarrollar pancreatitis aguda, una conexión que se observó tras tres días de medicación.

"Sin embargo, no hubo un incremento observable en el riesgo para las personas que usan cortisona en aerosol, como inhaladores para el asma", afirmó el autor principal de la investigación, el doctor Omid Sadr-Azodi. "Para las personas que inician un tratamiento con cortisona, se recomienda que se abstengan de beber y fumar, que son factores de riesgo para la pancreatitis aguda", concluye.