Actualizado 02/03/2012 18:00:20 +00:00 CET

Coordinar la lucha contra la tuberculosis y el VIH ha salvado la vida de 900.000 personas

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado este viernes una actualización de su guía para la prevención, el diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis y el VIH. El objetivo es "dar continuidad al éxito" alcanzado con la primera en 2004, que mejorando la colaboración entre los servicios de atención a ambas enfermedades ha salvado la vida de unas 910.000 personas en sólo seis años.

Las nuevas líneas de la OMS para diagnosticar, prevenir y tratar juntas tuberculosis y VIH se detallarán el lunes, 5 de marzo, en la Conferencia sobre Infecciones de Retrovirus y Oportunistas (CROI, en inglés), en Seattle, Washington.

"Para dar continuidad al éxito logrado con la primera guía sobre tuberculosis y VIH, lanzada en 2004, la OMS ha lanzado hoy una actualización de su política global para prevenir, diagnosticar y tratar juntas la tuberculosis y el VIH", han informado desde la OMS, recordaron que la tuberculosis es "la principal causa de muerte de las personas con VIH".

Desde 2004, ha aumentado hasta 12 veces el número de personas con VIH que se han hecho pruebas para detectar la tuberculosis, desde las 200.000 personas analizadas en 2005 hasta los 2,3 millones de personas en 2010. Asimismo, las pruebas del VIH entre pacientes con tuberculosis han aumentado unas cinco veces, desde las

470.000 pruebas de 2005 hasta los 2,2 millones de 2010.

Con la experiencia acumulada en estos últimos seis años, la OMS lanza ahora una actualización de estas directrices para acelerar la coordinación de las intervenciones de salud pública y reducir aún más las muertes por estas dos enfermedades.

Para el director del Departamento para Frenar la Tuberculosis de la OMS, Mario Raviglione, "ahora es el momento de avanzar en estas acciones y romper la cadena que une la tuberculosis y el VIH con la muerte para tantas personas".

Entre los principales elementos de esta nueva política se incluye someter a test de VIH de forma rutinaria a los pacientes con tuberculosis, personas con síntomas y a sus familiares; proveer de co-trimoxazola, una medicina coste-efectiva para prevenir infecciones en pacientes con tuberculosis y VIH o que todos los pacientes con tuberculosis y VIH comiencen la terapia antirretroviral lo antes posible.

Más de 100 países están ahora sometiendo a más de la mitad de sus pacientes con tuberculosis a pruebas del VIH. Los progresos han sido particularmente notables en África, donde el número de países que analizan a más de la mitad de sus pacientes con tuberculosis para detectar VIH aumentó de cinco en 2005 a 31 en 2010.

No obstante, la OMS advierte de que "aún queda mucho por hacer" ya que, aunque los pacientes coinfectados de tuberculosis y VIH en terapia antirretroviral ha aumentado gradualmente --del 36 al 46 por ciento en cinco años-- es necesario aumentar este porcentaje.