El convenio de la OMS contra el tabaco no ha disminuido el consumo (ha aumentado en países pobres)

Publicado 21/06/2019 17:10:28CET
ATS

MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

No hay evidencia estadística de que el consumo mundial de cigarrillos haya caído como resultado del Convenio Marco para el Control del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud (OMS), conocido como FCTC, y en los países de ingresos bajos y medios en realidad ha aumentado, según dos estudios dirigidos por investigadores de la salud mundial de la Universidad de York (Canadá).

Estas investigaciones, publicadas en la revista 'The British Medical Journal', ponen en duda la creencia generalizada de que el FCTC, adoptado en 2003 para reducir el consumo nocivo de tabaco, ha sido el tratado de salud más exitoso jamás creado. Sus efectos sobre el consumo de cigarrillos, sin embargo, nunca habían sido estudiados científicamente a nivel mundial.

"Las políticas promovidas por este tratado (envases sencillos, áreas libres de humo, impuestos al tabaco) han demostrado ser efectivas de manera monolítica. Lo que este trabajo muestra es que probablemente no es suficiente a nivel mundial reconocer la importancia de estas políticas o adoptarlas formalmente. Necesitamos que los países los implementen para asegurarnos de que afecten las vidas de las personas en todo el mundo", reclama el autor principal de estas investigaciones, Steven Hoffman.

En el primer estudio, los investigadores analizaron datos recolectados de 71 países, que representan el 95 por ciento del consumo mundial de tabaco y más del 80 por ciento de la población mundial entre los años 1970 y 2015. La recopilación de datos es la mayor evaluación y selección de estimaciones nacionales comparables del consumo de tabaco realizadas hasta la fecha, en un esfuerzo por comprender mejor las tendencias del consumo internacional de cigarrillos desde 1970.

Los investigadores encontraron que el consumo de cigarrillos disminuyó en la mayoría de los países; sin embargo, las tendencias de consumo variaron de un país a otro, especialmente en los países de bajos ingresos. También encontraron una disminución general en el consumo de cigarrillos per cápita a partir de 1985 en cinco de los diez principales países consumidores de cigarrillos: Estados Unidos, Japón, Polonia, Brasil y Alemania.

Estados Unidos, Canadá y Australia demostraron disminuciones continuas similares en el consumo desde principios de los años ochenta, mientras que los países de América Latina y el Caribe experimentaron disminuciones más modestas. En cambio, el consumo per cápita aumentó constantemente en China e Indonesia. Se descubrió que China era el principal consumidor mundial de cigarrillos, con más de 2,5 millones de toneladas métricas consumidas en 2013, más que los siguientes 40 países de mayor consumo combinados.

En su segundo estudio, examinaron los resultados de su primera investigación en el contexto del Convenio Marco para el Control del Tabaco, que ha sido ratificado por 181 países. Utilizaron dos métodos cuasiexperimentales: el primero usó el análisis de series temporales interrumpidas (STI, por sus siglas en inglés), y el segundo la modelización de eventos de pronóstico dentro de la muestra. Los datos no mostraron cambios significativos en la tasa a la que el consumo mundial de cigarrillos había disminuido después de la adopción del tratado.

Así, después de 2003, los países de ingresos altos y los países europeos experimentaron una disminución en el consumo anual de más de 1.000 cigarrillos por adulto, mientras que los países de ingresos bajos y medios y los países asiáticos mostraron un aumento de más de 500 cigarrillos anuales por adulto.

Contador