El consumo moderado de alcohol se asocia con menor riesgo de sobrepeso y obesidad

Actualizado 09/03/2010 13:07:14 CET
ep

MADRID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres con peso normal que beben una cantidad entre ligera y moderada de alcohol parecen ganar menos peso y tener un menor riesgo de sobrepeso y obesidad que las no bebedoras, según un estudio del Hospital de Brigham y las Mujeres de Boston (Estados Unidos) que se publica en la revista 'Archives of Internal Medicine'.

Los investigadores, dirigidos por Lu Wang, estudiaron a 19.220 mujeres estadounidenses de 39 años o más que tenían un índice de masa corporal (IMC) en el rango clasificado como normal, entre 18,5 a 25. En un cuestionario inicial, las participantes informaron sobre el número de bebidas alcohólicas que solían tomar al día. Un 38,2 por ciento dijeron no tomar alcohol; un 32,8 por ciento bebían menos de 5 gramos; un 20,1 por ciento tomaban entre 5 y 15 gramos; un 5,9 por ciento entre 15 y 30 gramos y un 3 por ciento tomaban 30 gramos al día o más.

Durante unos 13 años de seguimiento, las mujeres ganaron peso de forma progresiva. Las que no bebían alcohol no aumentaron nada de peso y el aumento de éste descendía a medida que subía el consumo de alcohol. Un 41,3 por ciento de las mujeres que inicialmente tenían un peso normal cogieron sobrepeso u obesidad (IMC de 25 o superior), incluyendo un 3,8 por ciento que se volvieron obesas (IMC de 30 o más).

En comparación con las mujeres que no bebían en absoluto, aquellas que consumían algo pero menos de 40 gramos por día de alcohol eran menos propensas al sobrepeso o la obesidad. Las mujeres que bebían entre 15 y 30 gramos diarios tenían el menor riesgo, que era casi del 30 por ciento menor que en quienes no bebían.

Los autores señalan que una asociación inversa entre el consumo de alcohol y el riesgo de sobrepeso u obesidad se observó en los cuatro tipos de bebidas alcohólicas (vino tinto, vino blanco, cerveza y licor), con la asociación más fuerte entre el vino tinto y una asociación débil pero significativa con el vino blanco.

Los investigadores advierten que, dado el potencial médico y los problemas psicosociales asociados al consumo de alcohol, se deben tener en cuenta sus beneficios y efectos secundarios en cada individuo antes de realizar recomendaciones de consumo.