Publicado 30/09/2020 13:06CET

La Confederación de personas sordas denuncia que su derecho a la salud está "en suspenso" durante la pandemia

Una mujer utiliza una mascarilla transparente que facilita la lectura de labios
Una mujer utiliza una mascarilla transparente que facilita la lectura de labios - IBERDROLA - Archivo

   MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

   La presidenta de la Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE), Concha Díaz, ha remitido este miércoles una carta al ministro de Sanidad, Salvador Illa, en la que denuncia que la pandemia mantiene el derecho a la salud del colectivo "en suspenso", al agravar las barreras de acceso a la información y comunicación en este ámbito.

   "Nos preocupa no acceder en condiciones de igualdad a la atención hospitalaria y que con ello nuestra salud, nuestra vida, o la de un ser querido a nuestro cargo peligren", ha explicado Concha Díaz.

   A esta incertidumbre, la entidad suma el hecho de que las citas médicas telefónicas son inaccesibles para las personas sordas, como también los son otros teléfonos de información ciudadana sobre el coronavirus o el propio 112.

   La presidenta de la CNSE lamenta que el colectivo tenga que ir "solventando" esta situación "a través de las organizaciones, con mayor o menor apoyo" y siempre sujeto a "la buena voluntad de quienes gestionan lo público".

PROTOCOLOS DIRIGIDOS AL COLECTIVO

   Díaz recuerda que existen soluciones eficaces para garantizar la accesibilidad de los servicios públicos de atención, y aclara que "si lo que preocupa es la seguridad, hay servicios como el de videointerpretación que ni siquiera requieren de presencialidad".

   En este sentido, insta a Sanidad a garantizar la accesibilidad en los hospitales y a paliar la desigualdad territorial que existe en materia sanitaria, de tal forma que no se excluya las personas sordas del ejercicio de un derecho fundamental como es el derecho a la salud.

   Otras de las cuestiones que la CNSE ha trasladado a Salvador Illa es la necesidad de establecer protocolos de atención dirigidos a las personas usuarias de prótesis auditivas que viven en residencias de mayores, centros de personas con discapacidad, y centros penitenciarios.

MASCARILLAS TRANSPARENTES Y CAMPAÑAS ADAPTADAS

   "Dado que no pueden desplazarse, se debe autorizar la entrada de los audioprotesistas a estos centros para que hagan las adaptaciones individualizadas de sus audífonos", explica.

   En lo que respecta a las mascarillas transparentes, la Confederación urge al Ministerio de Sanidad a abordar su homologación, y solicita la pronta comercialización de un producto "totalmente seguro para sus usuarios, útil en términos de accesibilidad, y asequible a todos los bolsillos".

   Por último, la presidenta de la CNSE solicita que las campañas de información sanitaria cuenten también con lengua de signos española y no solo con textos escritos, "ya que la población sorda es diversa en cuanto a formas principales de comunicación se refiere".

Contador