Actualizado 08/07/2021 15:59 CET

La Comunidad Valenciana vuelve a cerrar el ocio nocturno y pide a la justicia un toque de queda por municipios

También solicita el aval para limitar todas las reuniones a diez personas

VALENCIA, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Comunitat Valenciana ha decidido volver a cerrar el ocio nocturno ante la "explosión de contagios" entre los jóvenes, adelantar media hora el cierre de la hostelería y reducir el aforo de los espectáculos masivos, así como pedir al TSJCV un toque de queda selectivo por municipios con alta incidencia --de 1 a 6 horas-- y la limitación de las reuniones a diez personas en todos los espacios.

Así lo ha anunciado el 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, en rueda de prensa junto a la consellera de Sanidad, Ana Barceló, tras la mesa interdepartamental COVID.

Estas medidas entran en la medianoche del viernes al sábado, hasta el 25 de julio, y responden a la "explosión de contagios" entre los jóvenes, donde la incidencia se ha triplicado en diez días en la franja de 20 a 29 años, y a la previsión de que puedan aumentar los ingresos en los hospitales después de que se haya duplicado entre los menores de 30 en un mes.

Otro de los factores que ha condicionado la pandemia es la propagación de la variante delta, "mucho más contagiosa y con virulencia mayor", que ha provocado que la incidencia acumulada se haya multiplicado por seis en un mes, de 40 a 260.

"Con toda claridad, la pandemia ha empeorado. Nueve días después de las últimas decisiones, el virus nos obliga a adoptar nuevas medidas. Pero no la miraremos de lado, intentaremos superarla todos juntos", ha enfatizado Puig como una "detención temporal" de la desescalada poco después de un mes del fin del toque de queda.

NUEVAS RESTRICCIONES

Entre las nuevas restricciones, con el objetivo de reducir los contactos sociales, los pubs y discotecas solo podrán funcionar en condiciones de bares y restaurantes, con cierre a las 00.30 horas. Puig ha lamentado "profundamente" las consecuencias y ha anunciado que este mismo viernes se aprobará un incremento de 4,8 millones en las ayudas destinadas a este sector para que tenga "la máxima compensación posible".

El cierre de la hostelería se adelanta media hora, también hasta las 00.30 horas y sin servicio desde medianoche, con diez comensales en terrazas y seis en el interior. Se lanzará una campaña informativa para aumentar la ventilación en estos locales, recordando que "hay más de 20 veces más riesgo en interior que en exteriores".

Los espectáculos masivos reducirán su aforo: en el exterior de 4.000 a 3.000 personas y en interiores de 3.000 a 2.000. Siguen sin estar permitidas las fiestas populares, los pasacalles o los desfiles.

POSIBLE TOQUE DE QUEDA Y LIMITACIÓN DE REUNIONES

Paralelamente, el Consell pedirá a primera hora de este viernes al alto tribunal valenciano su autorización para introducir dos medidas que afectan a derechos fundamentales, con la intención de llegar "hasta el límite" de sus competencias para parar la pandemia. "No tener una actitud contundente ahora nos podría arruinar los próximos meses", ha avisado Puig.

La primera es la limitación de la movilidad nocturna de una a seis de la mañana con "criterios objetivos y revisables" en los municipios con mayor riesgo epidemiológico, lo que actualmente afectaría a unas 40 localidades de la Comunitat. Y la segunda es la reducción de las reuniones sociales a un máximo de diez personas, tanto en la calle como en espacios cerrados.

Sobre los 40 municipios que se verían afectados, Puig ha precisado que esta tarde se acabará de diseñar el documento que presentará este viernes la Conselleria de Sanidad al TSJCV, en base a criterios como la incidencia o la tasa de positividad. "Hasta que no lo avale no se hará público porque no tendría ningún sentido", ha remarcado, aunque "ya sabemos dónde se concentró la repercusión de la segunda ola".

MÁS CONTROL CONTRA LOS BOTELLONES

Por último, se reforzará el control contra los botellones con más vigilancia policial y un cambio de la normativa para considerarlos como falta grave y reducir el horario de venta de alcohol hasta las ocho de la tarde en lugar de las diez de la noche. La consellera de Justicia, Gabriela Bravo, presentará este viernes las novedades.

Para ello se pedirá una reunión con la Delegación de Gobierno y las fuerzas y cuerpos de seguridad y se cambiará la ley sanitaria de 2014, respectivamente. Todo "con un objetivo claro, que nadie pueda hacer botellones en la calle".

En general, Puig ha hecho notar que las medidas no tienen efecto por sí mismas y ha pedido "que todos seamos corresponsables como en los primeros meses", además de garantizar que "no se trata de generar alarmismo" sino de estar alerta. También ha confiado en la vacunación, "un éxito que ha vaciado los hospitales", y ha prometido acelerarla todo lo posible.

"La temporada turística puede continuar", ha puntualizado, y ha insistido en que las medidas estarán vigentes hasta el 25 de julio para que el sector "pueda reactivarse, teniendo en cuenta los condicionantes y que este no va a ser un verano total".

FALLAS

Sobre las Fallas, que llevan dos años suspendidas y están programadas para septiembre con limitaciones, la consellera de Sanidad ha reiterado que en su momento se aplicarán las medidas que estén vigentes, como "siempre" ha trasladado al colectivo fallero.

Barceló ha confiado además en que las últimas restricciones ayuden a controlar la transmisión, junto al refuerzo de los rastreadores, y no ha querido detallar el porcentaje de brotes originados en el ocio nocturno para no "señalar" a ningún sector.

Contador