Publicado 02/03/2021 16:30CET

La Comisión de Sanidad del Senado aprueba el informe de la ponencia sobre la ley de 'nueva normalidad'

Archivo - Planca en la que se lee 'Senado' en la fachada exterior del edificio del Senado en Madrid.
Archivo - Planca en la que se lee 'Senado' en la fachada exterior del edificio del Senado en Madrid. - Marta Fernández - Europa Press - Archivo

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Comisión de Sanidad del Senado ha aprobado este martes, con 18 votos a favor y 10 en contra, el informe de la ponencia del Proyecto de Ley de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19 que provenía del Congreso de los Diputados. Las enmiendas, sin embargo, se debatirán posteriormente en el Pleno de la Cámara Alta.

Este proyecto de ley, cuya tramitación se está realizando por el procedimiento de urgencia, procede del Real Decreto-ley 21/2020, de 9 de junio, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19 convalidado por el Pleno del Congreso el pasado 25 de junio.

Entre las medidas contempladas en el texto, se mantiene la obligación para las personas, a partir de los seis años, de usar mascarilla en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, siempre que no resulte posible garantizar el mantenimiento de una distancia de seguridad interpersonal de, al menos, 1,5 metros.

En relación a los fabricantes y los titulares de autorizaciones de comercialización de aquellos medicamentos considerados esenciales en la gestión de la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19, el texto recoge que deberán comunicar a la Dirección de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios el stock disponible, la cantidad suministrada en la última semana y la previsión de liberación y recepción de lotes de los mismos, incluyendo las fechas y cantidades estimadas.

Además, este Real Decreto incluye que las administraciones competentes velarán por garantizar la suficiente disponibilidad de profesionales sanitarios con capacidad de reorganización de los mismos de acuerdo con las prioridades en cada momento. Asimismo, alude a la garantía de un número suficiente de profesionales involucrados en la prevención y control de la enfermedad, su diagnóstico temprano, la atención a los casos y la vigilancia epidemiológica.