Combinar quimioterapia y radiación tras la cirugía eleva la supervivencia en pacientes con cáncer de páncreas

Actualizado 22/01/2007 21:00:01 CET

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

Una combinación de quimioterapia y radiación tras la cirugía eleva la supervivencia en pacientes con cáncer de páncreas que han pasado por una operación para extirpar por completo el tumor, según un estudio de la Clínica Mayo que se ha hecho público durante el Simposio sobre Cánceres Gastrointestinales 2007 celebrado en Orlando (Estados Unidos).

En el estudio, los investigadores examinaron los registros de 472 pacientes tratados de forma consecutiva que habían pasado por una cirugía en la que se había extirpado tejido sano de los márgenes del tumor de páncreas entre 1975 y 2005. Finalmente, 454 pacientes fueron incluidos en la comparación final de pacientes que recibieron terapia adyuvante junto con aquellos que no la recibieron.

Según los investigadores, más de la mitad de los pacientes participantes en el estudio recibieron radiación y quimioterapia tras la cirugía y el 50 por ciento sobrevivió dos años, con un 28 por ciento de supervivencia al menos de cinco años. Los investigadores informaron de más de un tercio que no recibió terapia adicional y las tasas comparativas de supervivencia fueron menores, del 39 y el 17 por ciento a los dos y cinco años, respectivamente.

La quimioterapia adicional después de la radiación y quimioterapia conjunta pareció tener un efecto aún mayor sobre la supervivencia, de un 61 por ciento y un 34 por ciento de supervivencia a los dos y cinco años. Sin embargo, sólo 28 pacientes recibieron tal combinación, un número insuficiente para que las conclusiones sean concluyentes, según los investigadores.

Michele Corsini y Robert Millar, coordinadores del estudio, señalan que estos descubrimientos son importantes para los especialistas de todo el mundo. "A pesar de que la progresión del cáncer de páncreas suele ser mala, nuestros descubrimientos muestran que incluir quimioterapia y radiación tras la cirugía podría mejorar en de forma significativa la supervivencia de los pacientes", indica Corsini. La Clínica Mayo utiliza en la actualidad un tratamiento para la mayoría de pacientes que incluye una combinación de radiación y quimioterapia después de la cirugía.