Junta plantea titularizar la deuda sanitaria para actualizarla en tres o cuatro años y "poner el contador a cero"

Actualizado 12/12/2011 18:49:38 CET
EUROPA PRESS

VALLADOLID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, ha indicado que una de las opciones que se barajan para atender la deuda con los proveedores es titularizar la deuda sanitaria pública española y, con el aval del Estado, actualizarla en los próximos años para después "poner el contador a cero".

En concreto, el consejero ha recordado que el problema con el pago a proveedores es un problema común de todas las comunidades --salvo País Vasco, Navarra y en alguna medida La Rioja--, por lo que es de todo el Sistema Nacional de Salud, pero a pesar de haber reclamado al Gobierno saliente que tomara decisiones al respecto, no se ha producido.

Por ello, ha asegurado que se solicitará al nuevo Ejecutivo la necesidad de abordar una solución conjunta para la deuda sanitaria del sistema al margen de que en el caso de Castilla y León se trate de afrontar el problema de la deuda farmacética (que asciende a 534 millones en el ejercicio 2010) con medidas provisionales, algunos pagos o acuerdos con entidades financieras.

Junto a ello, ha afirmado que hay una propuesta que consiste en una opción que se estudia por Farmaindustria, a la que ya se están facilitando algunos de los datos que tienen que ver con los acreedores a los que no podido atender.

Se trataría de titularizar la deuda sanitaria pública española y, con el aval del Estado, permitir actualizarla en un periodo de tres o cuatro años y "a partir de ahí, poner el contador a cero" y que las comunidades asuman la obligación de gestionar adecuadamente la sanidad y evitar que se vuelvan a producir estas situaciones. "Son necesarios pactos importantes para garantizar la sostenibilidad, no depende sólo de una comunidad, sino del conjunto del sistema", ha indicado.

A este respecto, considera que el nuevo Gobierno es consciente de la dificultad de todas las comunidades autónomas, lo que hace que se cuestione el actual modelo de financiación autonómica, que ha fracasado.

Así, cree que habrá que llegar a los acuerdos necesarios para estabilizar el sistema y también adoptar las medidas desde cada comunidad para garantizar que el gasto no crezca por encima de las disponibilidades presupuestarias y ha aclarado que "debe hacerse en el conjunto del sistema, no caben soluciones parciales".

EFICIENCIA SANITARIA

Sáez Aguado se ha referido a este asunto momentos antes de participar este lunes en Arroyo de la Encomienda (Valladolid) en el ciclo del ciclo 'Innovación, eficiencia y buen gobierno en sanidad' que organiza la Fundación Bamberg, cuyo presidente, Ignacio Para Rodríguez, ha señalado que pretende ser un "punto de encuentro" de todos los "decisores" de la Sanidad.

En este marco, el titular castellanoleonés de Sanidad ha explicado la situación de dificultades presupuestarias en que se encuentra el Sistema Nacional de Salud a pesar de que es uno de los más eficientes, a lo que se suman elementos estructurales, no sólo vinculados a la crisis, sino derivados de un incremento del gasto por encima del crecimiento del país.

El consejero ha reclamado de nuevo que el Ministerio recupere el "liderazgo" ante lo que considera un "cierto riesgo de fragmentación, de centrifugación", como consecuencia de que las comunidades autónomas toman decisiones, pero sin el papel que debería haber ejercido el Ejecutivo para poder hablar de un sistema "más cohesionado e integral".

Además, Sáez Aguado ha recordado las estrategias que plantea el Gobierno de Castilla y León en materia sanitaria, que pasan por mejorar la eficiencia y la productividad "frente a políticas de recortes" porque considera que "hay margen".

En esa línea, apunta a la capacidad de Castilla y León de mejorar la Atención Primaria y resolver más los problemas de los ciudadanos para invertir más en salud y por lo tanto en políticas de promoción de la salud y prevención.

El consejero ha insistido en que hay que mejorar la continuidad asistencial, el trabajo que realizan los médicos de familia, de hospitales, que trabajen en torno a los mismos procedimientos, "que repartan el trabajo".

También se trata de mejorar el presupuesto o las compras y llevar a cabo una mejor gestión clínica y apostar por la innovación como el Ejecutivo ha refrendado con el Plan de Investigación Biomédica, ha asegurado.