Actualizado 23/02/2012 15:13 CET

CLeón.-Unos 150 empleados públicos de Sanidad se concentran en Toledo en contra de los "recortes" aprobados por Cospedal

CONCENTRACIÓN SINDICATOS SANIDAD
EUROPA PRESS

TOLEDO, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de 150 empleados públicos del área de Sanidad se han concentrado este jueves a las puertas del Hospital Virgen de la Salud de Toledo para reivindicar "ante la sociedad y ante el Gobierno de Castilla-La Mancha" que no van a tolerar la actual "política de recortes".

Así lo ha asegurado la secretaria general de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO en Castilla-La Mancha, Concha Plaza, quien ha reiterado que los trabajadores públicos no son "los culpables de toda esta crisis profunda que está viviendo el país".

"No entiendo por qué, una vez más, somos los mismos los que tenemos que pagar" las consecuencias de esta situación económica, ha afirmado Plaza, al tiempo que explicaba que esta reivindicación es, además de por los derechos laborales, por "el peligro" que corren "los servicios públicos básicos".

Además, ha añadido que "a partir de este momento se culmina y se cierra el círculo, que llevamos sufriendo desde hace cinco años, con la demonización de los empleados públicos y con el alto coste, según ellos, de todos los servicios".

Por su parte, el secretario general del área de Toledo del Sindicato Independiente de Celadores, Personal de Gestión y Servicio (SIC-GS), José María Potenciano, ha señalado que esta concentración es una de las acciones reivindicativas que los sindicatos están llevando a cabo de cara a la huelga del próximo día 29 de febrero, "programada en todos los servicios públicos de la Junta de Comunidades".

CONSECUENCIAS PARA LA SANIDAD

A preguntas de los medios sobre las consecuencias directas que las medidas del Gobierno regional están provocando en la Sanidad, Potenciano ha explicado que las listas de espera "se están agrandando por la falta de actividad en las tardes" y augura que van "a empezar a tener problemas con las pruebas diagnósticas y de laboratorio, ya que se han suspendido también determinadas actividades".

También ve probable la reducción de la calidad asistencial a los pacientes y el "despido de algunos compañeros en las plantas". A este respecto, Plaza ha declarado que "al aumentar la jornada, evidentemente, se requiere menos personal para cubrir lo mismo".

"Con el tema de las privatizaciones, la empresa privada no trabaja con los mismos ratios, ni de gente ni de calidad, por lo tanto, sobraría gente", ha asegurado la representante de CCOO, quien también ha afirmado que con "la suspensión del empleo público", "las perspectivas de futuro están un poco sesgadas".

A esta situación hay que añadir que la aplicación de un recorte del tres por ciento en determinadas retribuciones no básicas y, según Plaza, los empleados públicos también temen que a partir de abril haya otro recorte a nivel estatal debido a "que la deuda es grande y que necesitan todavía sacar más dinero".