Los cirujanos adaptarán sus técnicas en el futuro a cada paciente

Actualizado 14/11/2012 15:46:18 CET
- EUROPA PRESS/JUNTA

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

En los próximos años, los cirujanos utilizarán hasta cinco técnicas diferentes en la misma operación, de manera que, cada paciente será tratado de "forma diferente" según "la edad, el estado de salud general, el índice de masa corporal (IMC) o el tamaño del tumor, en pacientes oncológicos", ha señalado el jefe de Servicio de Cirugía General del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, el doctor Antonio Torres.

Con motivo de su participación en el 29 Congreso Nacional de la Asociación Española de Cirujanos, que se celebra estos días en Madrid, este experto ha explicado que la cirugía híbrida puede combinar varias vías de abordaje --la cirugía laparoscópica convencional, cirugía por puerto único, cirugía endoscópica transluminal por orificios naturales (NOTES), cirugía robótica y minilaparoscopia--.

Un hecho que, en sus palabras, permite realizar una aproximación individualizada al paciente. "La garantía al paciente de que se cure su enfermedad haciéndolo de la forma menos agresiva posible", ha dicho.

En términos de seguridad y mejora de los resultados postoperatorios, la cirugía de mínima invasión jugará un papel clave en los próximos años ante el aumento de demanda de operaciones motivada por una mayor esperanza de vida de la población y una mejora de las técnicas de diagnóstico. Así, procedimientos como la cirugía de la obesidad u oncológica serán más frecuentes para dar respuesta al incremento de pacientes con problemas de obesidad severa o una neoplasia.

"PROGRESOS MARGINALES"

No obstante, "después del salto cualitativo que supuso el paso de la cirugía tradicional a técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas, los progresos posteriores han sido más marginales, menos explosivos y más limitados por varios razones, entre las que se encuentran las propias limitaciones de la tecnología, las curvas de aprendizaje y el incremento de los costes", ha indicado el jefe de la Unidad de Cirugía Endocrina del Hospital del Mar, el profesor Antoni Sitges.

Un ejemplo de ello es el tratamiento de los cálculos de la vesícula biliar. "En la actualidad, debatimos acaloradamente si es mejor extirpar la vesícula con una pequeña incisión, por laparoscopia o con un robot, cuando en realidad apenas existen diferencias clínicamente relevantes entre los diferentes procedimientos mínimamente invasivos", ha señalado.