La cirugía de la obesidad mórbida amortiza su coste a los tres años

Cirugía de la obesidad
EUROPA PRESS
Actualizado 12/11/2012 15:25:07 CET

MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

La cirugía de la obesidad amortiza su coste tres años después de la misma, al reducir el impacto de las enfermedades asociadas, siempre y cuando el paciente utilice la intervención como una "herramienta" para cambiar sus hábitos de vida, señala el coordinador de la Sección de Obesidad Mórbida de la Asociación Española de Cirujanos (AEC), el doctor Juan Carlos Ruiz de Adana, con motivo del 29 Congreso Nacional de Cirugía, que tiene lugar estos días en Madrid.

"El coste de la cirugía de la obesidad compensa en tanto en cuanto a que, además de que elimina costes directos por las enfermedades asociadas a la obesidad, tales como la diabetes o la patología cardiovascular, que consumen muchos recursos sanitarios, disminuye los tiempos de baja ocasionados por la propia obesidad y aumenta la productividad laboral", argumenta este experto.

Ruiz de Adana considera que la cirugía de la obesidad mórbida que se realiza en estos momentos en España además de ser "excelente", es un referente mundial, "por el nivel de la cirugía y sus resultados". Además, el riesgo de complicaciones asociadas a la intervención se encuentra cercano al 0,05 por ciento y el 95 por ciento de los postoperatorios transcurre sin complicaciones.

En sus palabras, un paciente con obesidad mórbida cuenta con entre 8 y 10 años de esperanza de vida menos que el resto de la población y, tras la operación, si sigue unos hábitos de vida adecuados, se acerca a la esperanza de vida del resto. Este experto estima además que siete de cada 10 pacientes intervenidos consigue mantener la resolución de las enfermedades asociadas a la edad.

Por otro lado, en sus palabras, "el 80 por ciento de los pacientes" intervenidos mejora de diabetes. Se estima que hasta el 30 por ciento de las personas con obesidad puede ser prediabética, un porcentaje que aumenta hasta el 38 por ciento en personas con obesidad severa.

Cada año, se realizan en España, entre 5.000 y 6.000 intervenciones quirúrgicas a pacientes con obesidad mórbida --personas que tienen un índice de masa corporal (IMC) mayor a 40-- y que han agotado la vía de la dieta, el ejercicio físico y los medicamentos.

MEJORAR LA SELECCIÓN DE LOS INTERVENIDOS

Por su parte, el jefe del Servicios de Cirugía General del Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria y presidente del Comité Organizador del 29 Congreso Nacional de Cirugía, Arturo Soriano y Benítez de Lugo, destaca que la cirugía del obeso mórbido supone un ahorro al Sistema Nacional de salud (SNS).

Sin embargo, "los recortes en Sanidad ocasionados por la crisis económica están conllevando un aumento en las listas de espera en cirugía de la obesidad, si bien esto ha repercutido en una mejor selección de los pacientes susceptibles de ser intervenidos", advierte.

De la misma opinión es Ruiz de Adana, para quien el desequilibrio entre la oferta -- hay unos 300.000 pacientes con obesidad mórbida en España-- y la demanda hace que los expertos tengan que priorizar "correctamente" a los pacientes candidatos "en función de su gravedad y riesgo cardiovascular y/o metabólicos".

Por su parte, los pacientes tienen que concienciarse de que, tras la intervención, deben de controlar su alimentación y realizar más ejercicio físico. No obstante, "dos de cada tres pacientes operados deja de acudir a las revisiones años después de la intervención y un porcentaje importante vuelve a presentar obesidad por no controlar la ingesta y abandonar el ejercicio físico", indica.

MODERNAS TÉCNICAS

Por otro lado, para el coordinador de la Sección de Obesidad de la AEC, el aumento de las intervenciones quirúrgicas para el tratamiento de la obesidad responde al incremento de la enfermedad y a "las modernas técnicas quirúrgicas, cada vez menos invasivas, que permiten una disminución de las complicaciones postoperatorio y de la mortalidad asociada".

Concretamente, este experto asegura que las nuevas modalidades de técnicas de abordaje suponen una mejora en los tiempos de recuperación de los pacientes y menores secuelas estéticas. En este sentido, nuevos métodos que suponen el acceso por los agujeros naturales del organismo o por una única vía de acceso --normalmente través del ombligo--, no dejan ninguna cicatriz al paciente.

En el marco del 29 Congreso Nacional de Cirugía, en el que participarán 1.200 expertos en este campo, se presentará la II Edición de la Guía de Cirugía de la Obesidad Mórbida, realizada por la Sección de Obesidad Mórbida de la Asociación Española de Cirujanos, que contienen materiales audiovisuales con 30 técnicas quirúrgicas en cirugía de la obesidad mórbida.