La circuncisión masculina podría ser clave para frenar el SIDA, según la OMS

Actualizado 24/07/2007 11:06:19 CET

SYDNEY (AUSTRALIA), 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

La circuncisión masculina podría prevenir millones de nuevas infecciones del virus del VIH cada año, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta solución no se aplica de forma generalizada porque de ella no se puede obtener beneficio económico.

La OMS ha descubierto que la circuncisión masculina reduce en un 60 por ciento el riesgo de la transmisión de la enfermedad de mujeres a hombres. Pero sólo un 30 por ciento de los hombres en el mundo están circuncidados, y la mayoría se encuentran en los países en los que esta práctica es común por motivos religiosos o sanitarios.

Robert Bailey, profesor de Epidemiología en la Universidad de Illinois, afirmó en una conferencia internacional en Sydney que los hombres circuncidados tienen dos veces y media más probabilidades de contraer el virus de una mujer. Este hallazgo se basa en pruebas de control aleatorias realizadas en zonas de África especialmente castigadas por la epidemia.

Pero las agencias internacionales han sido lentas a la hora de poner en práctica este procedimiento porque, según Bailey, "si fuera una droga o un compuesto o una inyección de una marca, las agencias y los donantes internacionales habrían estado luchando por ser los primeros en hacerlo disponible hace muchos meses, incluso años".

El estudio sugiere que la generalización de la circuncisión masculina en el África subsahariana podría prevenir la aparición de 5,7 millones de casos nuevos de la enfermedad y tres millones de muertes en 20 años.

Si el 50 por ciento de los hombres se circuncidasen en el sur de África, que tiene uno de los índices más altos del mundo de infectados por VIH/SIDA, los casos de infección entre hombres heterosexuales podrían verse reducidos en un 9 por ciento en 10 años.

"Es decir, que la circuncisión podía conducir a la epidemia a un estado en el que declinaría hasta la extinción", explicó Bailey.

La OMS instó a los hombres heterosexuales a practicarse la circuncisión, pero advirtió de que no supone una protección total contra el VIH.