Actualizado 20/06/2007 22:50 CET

El 5 por ciento de los traumatismos oculares son causados por fuegos artificiales, según USP Hospitales

MADRID, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

El 5 por ciento de los traumatismos oculares los causan los fuegos artificiales y, así, la noche de San Juan, que se celebra el 23 de junio, es una de las jornadas con más incidentes y entradas en el servicio de urgencias de oftalmología en todos los hospitales del país, informó hoy USP.

En concreto, "con las celebraciones, la gente pierde la noción del peligro y utiliza los petardos sin ningún tipo de prevención", explicó un oftalmólogo de USP Instituto Oftalmológico de Barcelona, el doctor Jaroslaw Hernecki,

Además, los oftalmólogos han detectado que suelen ser jóvenes y hombres los más afectados y que "es más frecuente que sea quien observa y no quien lanza el petardo el que sufra la lesión", explicó la doctora Laura Sararols, oftalmólogo de la Unidad de Retina de USP Instituto Oftalmológico de Barcelona.

Asimismo, los expertos de USP Instituto Oftalmológico de Barcelona han creado una serie de consejos en vistas a esta jornada, como evitar colocar petardos en recipientes de vidrio, latas y similares, o fabricar cohetes caseros.

Estos expertos recomiendan también utilizar unas gafas de protección tanto si se está observando como si se está lanzando y asistir a exhibiciones pirotécnicas llevadas a cabo por profesionales. Así, dos tercios de los accidentes relacionados con petardos tienen lugar en domicilios particulares.

Los niños también son una de las franjas de edad más perjudicadas por la pirotecnia, y se aconseja que no se les permita jugar con petardos o, en su caso, se les vigile constantemente.

Por otra parte, el doctor Luis Arias, de USP Instituto Oftalmológico de Barcelona, explicó que en caso de lesión ocular, el afectado "no debería tocar, frotar o presionar el ojo dañado, además de no extraer ningún fragmento u objeto que haya podido introducirse en él".

Además, el doctor aconseja cubrir el ojo dañado de forma holgada con papel o plástico para prevenir cualquier daño adicional. Por último, la persona que haya sufrido la lesión debería acudir urgentemente a un centro oftalmológico o un hospital de urgencias.