Actualizado 17/05/2007 20:54:36 +00:00 CET

El científico José María Ordovás dice que hasta ahora se han descubierto 250 genes relacionados con la obesidad

ZARAGOZA, 17 May. (EUROPA PRESS) -

El científico aragonés José María Ordovás, que trabaja desde hace varios años en Estados Unidos, en la ciudad de Boston, manifestó hoy en Zaragoza que hasta ahora se han descubierto 250 genes relacionados con la obesidad. Este investigador lidera los trabajos en el ámbito de la Nutrigenómica y ofreció una conferencia en el Hospital Clínico de Zaragoza sobre "Nutrición y Genética".

Previamente, en rueda de prensa, explicó que las investigaciones que está desarrollando tienen como finalidad detectar todos los genes vinculados a la obesidad para después, "modulando factores ambientales, como la dieta, se cancele totalmente el riesgo" de sufrir esa enfermedad "y conseguir así un envejecimiento más saludable".

Ordovás precisó, por ejemplo, que según la predisposición genética de los individuos será más recomendable para unos que para otros el consumo de aceites de pescado, en los que se encuentra el Omega 3, o determinadas recomendaciones dietéticas o farmacológicas.

"No se podrán modificar las mutaciones genéticas de cada individuo, pero sí se podrá conocer cuáles son las de cada persona y adoptar medidas de prevención o tratamiento con más precisión" que los consejos genéricos como pueden ser consumir una dieta mediterránea y hacer ejercicio, extremos estos dos últimos que el investigador recomendó, no obstante, a toda la población.

José María Ordovás aclaró que hay unos diez millones de mutaciones genéticas en el genoma humano que hacen que unos seamos diferentes de otros, pero no es necesario conocerlas todas sino que con 500.000 se puede definir a cada persona.

El investigador consideró que serán necesarios todavía unos cinco años más para comenzar a aplicar sus investigaciones sobre Nutrigenómica a los grupos de alto riesgo y diez para que se beneficie un grupo más generalizado de población.

Estas se podrán aplicar con la elaboración de test genéticos, que también permitirán detectar otras enfermedades como la diabetes o las relacionadas con el colesterol. El científico estimó que una de las ventajas de estos test será que los afectados "quizá se tomen más en serio las recomendaciones que se le den porque ya no serán genéricas" sino adaptadas a su código genético. Además, aseguró, las medidas preventivas y terapéuticas tendrán una base "más sólida".