Actualizado 17/04/2013 14:24:46 +00:00 CET

Algunos infectados con la nueva cepa de gripe aviar hallada en China no han tenido contacto con aves de corral

MADRID, 17 Abr. (Reuters/EP) -

Algunos de los infectados con la nueva cepa de gripe aviar detectada en China no han tenido antecedentes de contacto con aves de corral, según ha asegurado este miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo que "aumenta el misterio" sobre el virus H7N9.

Así lo ha avanzado el portavoz de la organización, el doctor Gregory Hartl, en relación a esta cepa, que ha costado la vida hasta la fecha a 16 personas del país asiático. De esta manera, se confirma lo anunciado por el jefe de Epidemiología del Centro de Prevención y Control de Enfermedades de China (CDPCC, por sus siglas en inglés), el doctor Zeng Guang, que aseguró que el 40 por ciento de los afectados no había entrado en contacto con estas aves.

A juicio del experto de la OMS, éste "es uno de los enigmas que aún hay que resolver", ante lo que aboga "por una amplia red de investigación". Además, explica que todavía no se sabe el porcentaje exacto de estos casos, aunque determinados informes señalan que sólo 10 de los 77 casos han estado en contacto con aves de corral.

YA HAY 77 AFECTADOS

En este momento, son 77 los casos de gripe aviar detectados, cifra que "podría aumentar", según han asegurado las autoridades Chinas. Las últimas víctimas se han hallado en la capital Shanghai, según informa la agencia Xinhua.

A pesar de ello, y de que la fuente de infección "sigue siendo desconocida", la OMS insiste en que se ha demostrado que el virus H7N9 no se propaga de persona a persona. De cualquier forma, se continúa investigando en los mercados de aves que han dado positivo.

Por otra parte, los expertos indican que, actualmente, no se está produciendo ninguna vacuna contra el virus, ya que "antes hay que ver como se desarrolla el H7N9". De cualquier forma los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) ya trabajan en ello "en caso de que fuera necesario".

Tras este goteo de acontecimientos, el sector chino de las aves de corral ha registrado pérdidas por valor de más de 1,2 millones de euros, además del hecho de que las autoridades hayan sacrificado miles de aves y cerrado los mercados de Shanghai y Beijing. Todo ello, debido a que el virus se haya propagado fuera de la región del delta del río Yangtse, en el este de China.