El CGCOF y Fundación Luzón desarrollan una campaña para dar visibilidad a la ELA y ofrecer apoyo a los pacientes

Publicado 21/06/2019 11:31:13CET

MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) y la Fundación Luzón han puesto en marcha la campaña sanitaria 'La ELA, una realidad ignorada. Tu farmacéutico te acompaña', con el objetivo de unir a farmacéuticos y pacientes para concienciar a la sociedad, dar visibilidad a esta enfermedad y apoyar a los afectados, en el marco del Día Mundial de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA).

La ELA es la tercera enfermedad neurodegenerativa en incidencia, tras la demencia y el Parkinson. Se estima que solamente en España se diagnostican tres nuevos casos por día. A nivel mundial, su prevalencia oscila entre 1 y 2 casos por 100.000 habitantes, lo que se traduce en 120.000 diagnósticos anuales. Además, en la mayoría de los casos presenta una esperanza de vida de entre 3 a 5 años. La edad media de inicio de esta enfermedad se encuentra entre 58 y 66 años, presentando mayor incidencia a partir de los 70, y afecta mayormente a los varones. Sin embargo, cuando se trata de un origen hereditario se da en edades más tempranas.

Como consecuencia a estas cifras las distintas asociaciones de pacientes de ELA se han unido con los Colegios y Consejos Autonómicos de Farmacéuticos para favorecer su conocimiento, actuando en la detección precoz y el proceso terapéutico del paciente, facilitando la atención farmacéutica.

Así, el material de esta iniciativa está disponible en las webs de Portalfarma y Fundación Luzón. Además, se han elaborado infografías y una guía formativa donde se tratan y explican los síntomas y manifestaciones clínicas, la etiología, el tratamiento farmacológico, los cuidados del paciente y el papel del profesional farmacéutico entre otros puntos.

En este sentido, Ana López-Casero, tesorera del CGCOF, ha concluido que los profesionales más cercanos a los ciudadanos son los farmacéuticos, por ello, "tenemos un papel muy importante en la detección de señales que puedan favorecer un diagnóstico temprano, aumentado así la probabilidad de iniciar precozmente las terapias neuroprotectoras que puedan minimizar el deterioro neuronal y prolongar la supervivencia, especialmente en los pacientes menores de 50 años".