El cerebro podría comenzar a reducirse una década antes de la aparición del Alzheimer

Actualizado 14/04/2011 12:25:30 CET
- JENS LANGNER

MADRID, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las áreas del cerebro afectadas por la enfermedad de Alzheimer podrían comenzar a reducirse hasta una década antes de que se diagnosticara la demencia, según un estudio de la Escuela de Medicina de Harvard en Boston (Estados Unidos) que se publica en la revista 'Neurology'.

En su estudio, los investigadores utilizaron escáneres de imágenes de resonancia magnética para medir las áreas del cerebro en las personas sin problemas de memoria u otros signos de Alzheimer, después les siguieron durante años para ver quienes desarrollaban la enfermedad.

Los investigadores se centraron específicamente en las medidas de áreas conocidas por su participación en la enfermedad de Alzheimer. Aquellos con un menor tamaño cerebral en las áreas asociadas a la enfermedad eran mucho más propensos a desarrollar la enfermedad que aquellos con las medidas de mayor tamaño.

Según explica Bradford Dickerson, director del estudio, "esta medida es potencialmente un importante marcador de imagen de los primeros cambios en el cerebro asociados con la enfermedad de Alzheimer que podría ayudar a predecir quién desarrollaría la demencia asociada con esta enfermedad y posiblemente incluso cuánto tiempo existiría antes de que se desarrollara la demencia".

En el estudio participaron dos grupos separados de personas sin síntomas de Alzheimer. En el primer grupo, 33 personas fueron seguidas durante una media de 11 años. Durante este tiempo, ocho de los participantes desarrollaron demencia por enfermedad de Alzheimer. En el segundo grupo fueron seguidas 32 personas durante una media de siete años y siete de ellos desarrollaron la enfermedad.

Los participantes fueron divididos en tres grupos basados en los escáneres cerebrales: aquellos con mediciones bajas, medias y altas en las áreas asociadas al Alzheimer. De las 11 personas que tenían las medidas de IRM más bajas, el 55 por ciento desarrolló Alzheimer mientras que ninguna de las nueve personas con las medidas más altas desarrolló demencia. De aquellos con las medidas medias, el 20 por ciento desarrolló la enfermedad.

"También descubrimos que aquellos que expresan el marcador del IRM de la enfermedad de Alzheimer en el cerebro eran tres veces más propensos a desarrollar demencia durante el seguimiento de 10 años que aquellos con las medidas más altas", afirma Dickerson.

El investigador concluye que estos son resultados preliminares que no están listos para aplicarse fuera de los estudios de investigación por ahora, pero que son optimistas sobre la utilidad de este marcador en el futuro.