Publicado 30/06/2022 12:53

CEOMA y 30 instituciones impulsan un manifiesto para promover el envejecimiento saludable en España

Archivo - Yoga, mar, descanso, equilibrio, mayores, agilidad.
Archivo - Yoga, mar, descanso, equilibrio, mayores, agilidad. - WAVEBREAKMEDIA/ISTOCK - Archivo

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA) ha impulsado el 'Manifiesto para impulsar el envejecimiento saludable en España', una iniciativa a la que se han adherido 30 importantes organizaciones y con el que CEOMA quiere responder al llamamiento mundial por el que la Organización Mundial de la Salud (OMS) demanda a los estados miembros que impulsen en sus países medidas "justas y efectivas" que mejoren la vida de las personas mayores, implicándose en la protección de su salud y derechos humanos y garantizando que tengan cubiertos los recursos mínimos a nivel económico, social, sanitario y asistencial.

Para ello, el manifiesto reivindica la puesta en marcha de cuatro líneas de actuación urgentes y centradas en la lucha contra el edadismo; la puesta en marcha de un Plan Nacional sobre envejecimiento saludable; la promoción de acciones preventivas que faciliten un envejecimiento activo y saludable y ayude a prevenir la dependencia; y el establecimiento en nuestro país de un único calendario vacunal vital, armonizado y equitativo pensado para prevenir enfermedades y dar vida a los años, que mejore el acceso a vacunas que necesite la población mayor y que acabe con las discriminaciones que existen entre las distintas comunidades.

"En la actualidad, cerca de 9,4 millones de personas tienen más de 64 años en España, un colectivo que en los próximos años irá en aumento por el progresivo envejecimiento de la población. Tanto es así que los expertos estiman que el número de personas mayores de nuestro país se incrementará en la próxima década en más de dos millones de personas y duplicará la tasa de niños, continuando de esta manera con el proceso de envejecimiento de nuestra pirámide de población. El inevitable incremento de la población mayor en las próximas décadas hace imprescindible una actuación decidida de las administraciones y de los gobiernos en el muy corto plazo", ha dicho el director gerente de CEOMA, Javier García.

Uno de los aspectos incluidos en el plan de acción de la OMS es la solicitud a los países de mejorar el acceso a las vacunas para personas mayores. En este punto, el representante de la OMS en España y presidente de la Asociación Española de Vacunología, Amos García Rojas, ha subrayado la importancia de la vacunación como medida de prevención de enfermedades potencialmente graves para los más mayores.

"Las vacunas son importantes porque salvan vidas pero lo son más las políticas vacunales, ya que son las que hacen posible el acceso a las vacunas a todo el mundo. España es un país muy vacunador, alcanzando coberturas de hasta el 97 por ciento en los primeros años de la vida. Sin embargo, a edades avanzadas esa cifra decae en 40 puntos, puesto que las coberturas vacunales de los mayores alcanzan el 57 por ciento", ha dicho.

A su juicio, hay que mejorar esto y seguir la hoja de ruta de la OMS hacia el envejecimiento saludable, ya que España tiene la mayor esperanza de vida de la Unión Europea. "A más años, más problemas crónicos y mayor riesgo de contraer enfermedades infecciosas prevenibles por las vacunas. Es necesario convertir las vacunas en un estilo de vida nuevo", ha enfatizado García Rojas, para destacar la necesidad de que se consoliden las estrategias vacunas a la nueva oferta de vacunas.

De hecho, los expertos han coincidido en señalar que es necesario establecer un único calendario vacunal vital, armonizado y equitativo que mejore el acceso a vacunas que necesite la población mayor y que acabe con las desigualdades que se están produciendo en la actualidad entre las distintas comunidades autónomas.

Y es que, aunque vacunas como la de la gripe o el neumococo se han universalizado en nuestro país, no ocurre lo mismo con otras como la que previene el herpes zóster, aprobadas y recomendadas por el Ministerio de Sanidad, pero cuya implantación se está llevando a cabo a diferentes ritmos según en qué comunidad autónoma.