La UGT alerta de 7.200 despidos en la sanidad catalana por los recortes

Actualizado 07/04/2011 15:59:02 CET
Juan Cobacho, Raquel Gil y Montse González de UGT de Catalunya
EUROPA PRESS

El sindicato asegura que tras el recorte se esconde la "voluntad política" del Govern

BARCELONA, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

El sindicato UGT ha alertado de que los recortes presupuestarios previstos en la sanidad catalana supondrán el despido de unos 7.200 profesionales, tanto del Instituto Catalán de la Salud (ICS) como de la concertada Red Hospitalaria de Utilización Pública (XHUP), según sus cálculos.

Las cifras, presentadas este jueves en Barcelona en rueda de prensa y extraídas de los planes que ya han presentado los hospitales a la Conselleria de Salud para su aprobación, se deducen de la previsión de que unos 1.000 trabajadores del ICS se jubilarán este año sin ser sustituidos, que se sumarán a otros 3.000 eventuales que dejarán de trabajar por el cierre de plantas y servicios específicos.

En el ámbito de la concertada, el sindicato asegura que se despedirá a unos 3.200 trabajadores suplentes que hace años que están contratados, y que representan el 70% del personal eventual que calculan que se quedarán sin empleo.

La responsable de Igualdad y Políticas Sociales en la UGT, Raquel Gil, ha destacado que los datos presentados hasta ahora son poco transparentes y pretenden "esconder" el alcance real que tendrán los recortes sobre la calidad asistencial, lo que identifican como "un primer paso en el desmantelamiento del sistema público de salud".

Los recortes, según el parecer del sindicato, demuestran la "voluntad política" del gobierno de Artur Mas de protagonizar dicho desmantelamiento, ya que mientras que el Hospital de la Vall d'Hebron de Barcelona debe recortar 78 millones de euros de su presupuesto y el Clínic otros 24 millones --por ejemplo--, la Generalitat ha anunciado que recaudará 100 millones menos por la supresión del Impuesto de Sucesiones que tan solo pagaban unas pocas familias.

"INSULTO A LA INTELIGENCIA"

Gil ha llegado a calificar de "insulto a la inteligencia" defender algunos recortes en la salud al mismo tiempo que se suprime Sucesiones, y ha invitado a la Conselleria de Salud a negociar con los sindicatos los recortes porque, si se tarda en aplicarlos, deberán comprimirse en menos meses y eso los hará más perjudiciales.

El panorama que atisba la UGT incluye el "colapso" de algunos hospitales y ambulatorios, el descenso de la calidad en el servicio, el aumento de las listas de espera, un aumento de las desigualdades entre los que podrán pagarse una mutua privada y los que no y, por contra, niegan que vaya a darse una reducción en el gasto sanitario global, sino tan solo un aplazamiento en el tiempo.

La reflexión se centra en que las operaciones quirúrgicas, aunque se aplacen, se tendrán que acabar realizando y, mientras tanto, la gente se verá obligada a prolongar periodos de baja y a consumir otros recursos sanitarios paliativos.

Gil, que ha estado acompañada del responsable del ICS en la UGT, Juan Cobacho, y de la de la XHUP, Montse González, ha asegurado que los recortes tendrán una "afectación en el ciudadano que no se quiere explicar", además de unas mayores cargas de trabajo para los profesionales.

Por todo ello, y en contra del recorte en los servicios públicos, la UGT ha recordado que prepara una convocatoria de protesta unitaria para el próximo 14 de abril, si bien ésta no va en detrimento de una hipotética convocatoria de huelga en función de los próximos pasos que dé el Govern.