Publicado 23/12/2021 11:38CET

Cataluña rechaza que los militares vacunen en la región y lamenta que Sánchez no adopte medias más restrictivas

Colas de hasta tres horas en el Centro Asistencial Semat para hacerse test y otras pruebas de covid, a 20 de diciembre de 2021, en Barcelona, Cataluña (España).
Colas de hasta tres horas en el Centro Asistencial Semat para hacerse test y otras pruebas de covid, a 20 de diciembre de 2021, en Barcelona, Cataluña (España). - David Zorrakino - Europa Press

Cree que la mascarilla obligatoria "aporta poco" sin aglomeraciones y destaca que la mayoría de hospitalizados son de la variante Delta

BARCELONA, 23 Dic. (EUROPA PRESS) -

La directora del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), Gemma Craywinckel, ha rechazado que los militares vacunen en Cataluña, mientras que la secretaria de Salud Pública de la Generalitat de Cataluña, Carmen Cabezas, ha sostenido este jueves que volver a la mascarilla obligatoria en espacios exteriores "aporta poco" si no hay aglomeraciones.

Durante una entrevista en Cataluña Radio, y preguntada por si los militares vacunarán en Cataluña, tras el anuncio del Gobierno de este miércoles, Craywinckel ha dicho que espera que no ocurra.

En este sentido, ha destacado la movilización de los profesionales sanitarios para vacunar en Cataluña y la importancia de la inmunización: "¿Qué nos pasaría si no tuviéramos la vacuna? Yo creo que estaríamos todos muertos".

Gemma Craywinckel ha lamentado la saturación del sistema sanitario --con más de un 30% de camas de UCI ocupadas por Covid-19-- y que el Gobierno no haya adoptado medidas más restrictivas: "No era la respuesta que yo querría ni la que corresponde".

Ha recomendado a los padres que tengan un hijo positivo que se aíslen "tanto como puedan" aunque no tengan la obligación legal de hacerlo y extremen las precauciones; mientras no tengan síntomas --ha subrayado-- no deberán hacerse una prueba ni acudir al CAP si no se encuentran mal, y si dan positivo deben avisar a sus contactos estrechos.

LA MASCARILLA OBLIGATORIA "APORTA POCO"

Por su parte, la secretaria de Salud Pública de la Generalitat, Carmen Cabezas, ha sostenido este jueves que volver a la mascarilla obligatoria en espacios exteriores "aporta poco" si no hay aglomeraciones, y ha defendido las restricciones del Govern para frenar los contagios de Covid-19.

En una entrevista en Rac1 recogida por Europa Press, ha afirmado que las medidas buscan frenar la curva de contagios, que esperan contener en unos 15 días, en un momento de "transmisión comunitaria" en el que la variante ómicron ya es la dominante en Barcelona.

TOQUE DE QUEDA Y LIMITAR REUNIONES A 10 PERSONAS

En concreto, ha reivindicado limitar las reuniones a 10 personas y la reducción de aforos en restauración, cultura y gimnasios, y el cierre del ocio nocturno y el toque de queda de 1 a 6 horas para reducir la movilidad y prevenir posibles botellones.

Por otro lado, ha atribuido la decisión de la Comisión de Salud Pública de no imponer la cuarentena para contactos estrechos vacunados de contagiados de ómicron a las "dificultades muy grandes de aplicación" que habría supuesto, y ha defendido que la Consejería recuperó esta medida siguiendo el criterio inicial acordado en el Ministerio de Sanidad.

Ha advertido de que "esta variante tiene un escape vacunal", si bien los casos detectados son menos graves --la mayoría de hospitalizados siguen siendo de delta-- y eso es una buena noticia, ha subrayado Cabezas.

En cuanto a la vacunación, ha explicado que durante Navidad y Sant Esteve se seguirá inmunizando, y ha concretado que aún no se ha decidido si los niños deberán recibir dosis de refuerzo en un futuro --unos 60.000 ya se han vacunado, ha explicado--.

Contador