Los médicos seguirán de cerca a pacientes de riesgo para evitar hospitalizaciones

Actualizado 24/05/2012 15:01:58 CET
HOSPITAL ARNAU DE LLEIDA

BARCELONA, 24 May. (EUROPA PRESS) -

Los profesionales de atención primaria de la red del Instituto Catalán de la Salud (ICS) identificarán a los pacientes con alto riesgo de hospitalización para llevar a cabo acciones preventivas de seguimiento y vigilancia.

Cerca de 30.000 enfermos catalanes ingresan de forma urgente dos o más veces cada año, y para identificarles los médicos y enfermeras contarán con una nueva herramienta de clasificación de los pacientes crónicos y elevado riesgo de ingreso hospitalario.

El plan se enmarca en la voluntad del Govern de potenciar la atención a los enfermos crónicos, en una acción coordinada con el Gobierno vasco, para afrontar los nuevos retos de envejecimiento de la población y cronicidad.

La nueva aplicación utiliza los datos cruzados del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) sobre utilización hospitalaria y las cifras de clasificación de la población basada en grupos de riesgo clínico, que determinan el estado de la salud, el nivel de gravedad y la estimación de riesgo de cada usuario.

Una vez analizado cada caso, el profesional puede poner en marcha acciones preventivas de seguimiento y vigilancia, con el objetivo de mejorar los resultados de salud, satisfacción, calidad de vida y prevenir posibles hospitalizaciones urgentes.

En Cataluña, un 76% de los pacientes que ingresan dos o más veces de forma urgente sufren una patología crónica importante (23.560) y, la gran mayoría, más de una (18.375), siendo las más frecuentes la insuficiencia cardiaca y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Epoc).

Este jueves el gerente del ICS, Joaquim Casanovas, presentará esta herramienta innovadora en una conferencia sobre la gestión de la cronicidad en Cataluña durante el encuentro MIHealth Innovation Forum en el Palacio de Congresos de Fira de Barcelona.

En Girona, la Generalitat inició el año pasado un programa piloto de prevención y atención a los enfermos crónicos que logró reducir un 10,22% los ingresos urgentes de estos pacientes que antes ingresaban un mínimo de tres veces al año.