Actualizado 12/04/2011 14:48 CET

Gerentes hospitalarios trasladan a Ruiz la responsabilidad de tomar medidas estructurales

Miquel Vilardell
COMB

BARCELONA, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

Una treintena de gerentes hospitalarios expusieron la noche de este lunes al presidente del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona (COMB) y del Consejo Asesor del Govern en materia sanitaria, Miquel Vilardell, su "imposibilidad" de acometer los recortes dictados por la Conselleria de Salud y trasladaron al conseller Boi Ruiz la responsabilidad de tomar medidas estructurales, según han explicado a Europa Press fuentes cercanas a la reunión.

El encuentro fue convocado de urgencia por Vilardell la noche del viernes, cuando también decidió lanzar una dura reclamación al conseller --hecha pública este lunes a mediodía-- para que detenga y rediseñe el plan de choque que debe ahorrar 1.000 millones de euros en el presupuesto sanitario.

Según han explicado las mismas fuentes, los gestores aseguraron que con medidas domésticas y drásticas, como las que han salido a la luz relativas a la bajada de actividad, cierre de quirófanos y camas, pueden alcanzar una reducción de entre el 30 y el 50 por ciento de su presupuesto.

Sin embargo, para alcanzar el porcentaje restante necesitan otro tipo de medidas como eliminar ciertos servicios, algo que se niegan a decidir, alegando que este tipo de responsabilidades las debe asumir la Conselleria de Salud.

En la reunión, de las 19 a casi las 22 horas, los directivos pertenecientes a la Red Hospitalaria de Utilización Pública (XHUP) y al Instituto Catalán de la Salud (ICS) se desahogaron con Vilardell de la suma dificultad de reducir su presupuesto una media del 10 por ciento sin llevar a cabo medidas estructurales.

Las declaraciones el viernes del conseller Ruiz en un foro en Madrid en que insinuaba que la resistencia de los profesionales sanitarios a la aplicación de las medidas de contención del gasto hospitalario "no sería tanto por el impacto sanitario" de estas iniciativas, como "por su repercusión sobre los ingresos de estos profesionales", dada la pérdida de recursos complementarios por su actividad, indignaron a Vilardell.

Con todo, la gota que colmó el vaso fue un encuentro que mantuvo con los jefes de servicio del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, del que él también es jefe del Servicio de Medicina Interna, en que sus compañeros le informaron del detalle de las medidas que se deberán aplicar para reducir el presupuesto, han explicado a Europa Press fuentes cercanas al médico.