Actualizado 08/06/2011 13:39:12 +00:00 CET

Cataluña.- La Generalitat de Cataluña quiere dotar del rango de "autoridad" a los sanitarios

Boi Ruiz
GENERALITAT DE CATALUNYA

BARCELONA, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Conselleria de Salud de la Generalitat de Cataluña quiere dotar del rango de "autoridad" a los profesionales sanitarios de forma comedida y pactada, ha señalado el conseller Boi Ruiz, en una declaración de reconocimiento explícito a estos profesionales.

En el foro Modelo de Sostenibilidad, Calidad y Progreso en la Sanidad en Catalunya, organizado por Siemens, Deloitte y 'Diario Médico' en el marco del XV aniversario de Unidad Editorial, Ruiz ha defendido que el profesional debe ser reconocido de manera formal como agente de autoridad, fruto de un "acuerdo de principios" entre la agencia de evaluación de calidad y el citado profesional.

Ruiz ha defendido en reiteradas ocasiones la necesidad de que el criterio clínico impregne las decisiones de gobernanza: "Aquello eficiente en el ámbito clínico, también lo será en el económico, y no al revés".

A su juicio, debe haber cambios en la organización del trabajo y en este marco el profesional sanitario tiene un papel central, al que hay que dotar de una autoridad pública, fruto del citado acuerdo de principios, que no ha concretado en mayor medida.

Actualmente, los profesionales se rigen por un código ético, fruto de la complicidad entre el medico y el paciente, y por un código contractual, del que se derivan derechos y obligaciones, ha observado Ruiz.

PROGRAMA ATENCIÓN CRÓNICOS

El director de Regulación, Planificación y Recursos Sanitarios de la Generalitat, Joaquim Esperalba, ha anunciado por su parte la elaboración de un programa para superar las "barreras históricas" imperantes entre las consellerias de Salud y Bienestar Social, y atención a los pacientes crónicos.

Esperalba ha señalado que se seguirá un patrón innovador, que no debe encarecer costes y que seguirá la estela de iniciativas que ya se han implantado en distintos puntos del territorio con eficiencia para los pacientes y para la economía.

El éxito, ha declarado, radicará en la participación de pacientes y profesionales, aunque no ha ocultado la complejidad técnica de implantación del mismo.