La enfermería catalana lamenta el "dolor y estrés" provocados por un año de recortes

Actualizado 21/06/2012 20:25:12 CET

BARCELONA, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Colegio de Enfermeras y Enfermeros de Catalunya ha lamentado este jueves el "dolor y estrés" que sufre el colectivo, fruto de los recortes presupuestarios puestos en marcha durante 2011, una decisión que han asegurado que es difícil de entender.

En el marco de un pleno monográfico celebrado en la Comisión de Salud del Parlament, la decana del Colegio, Monsterrat Teixidor, ha alertado de los "riesgos" que los ajustes han provocado en la seguridad del paciente y, pese a afirmar que son conscientes de las dificultades económicas, han considerado que era posible revisar los gastos de otros sectores antes de tocar los que influyen en los más débiles.

El Colegio ha recordado que en Catalunya existen 4,8 enfermeras por cada 1.000 habitantes, frente a las 8,4 enfermeras de media que existen en Europa, por lo que los recortes de 2011 han incidido todavía más en unos profesionales que se encuentran desgastados y para los que "el miedo y el estrés forman parte de su trabajo diario".

Teixidor ha precisado que los principales problemas actuales se centran en la rotación constante de horarios y de servicios, la reducción de personal después de la aplicación de diversos expedientes de regulación de empleo (ERE) y eventuales retrasos en el pago de salarios.

Asimismo, se han producido reducciones de jornadas laborales a la mitad, se han cerrado unidades, se han dejado de cubrir algunas sustituciones y han subido las cargas de trabajo, lo que conforma un conjunto de "recortes inadmisibles" que están afectando especialmente a los profesionales.

"ENTORNO MÁS AMABLE"

"Necesitamos un entorno más amable", ha resumido Teixidor, que ha señalado que los profesionales requieren de una actitud serena y tranquila para trabajar, aunque el contexto actual no se lo asegura.

Asimismo, han asegurado que es "indispensable" más autonomía de gestión para reducir las actuales bolsas de ineficiencia y han pedido reformas legales urgentes como la autorización para que las enfermeras puedan prescribir según qué medicamentos y evitar así tener que entrar en la consulta del médico solo para obtener una firma.

"Estamos indignados, pero también comprometidos" con la sostenibilidad y calidad del sistema sanitario, ha asegurado Teixidor, quien ha precisado además que las actuales problemáticas se están solucionando en los centros gracias a la creatividad e imaginación de los equipos.

"Las enfermeras estamos en la trinchera y a veces también nos pegan tiros. Los que están en la retaguardia nos tienen que asegurar las condiciones para estar en la trinchera", ha resumido en referencia a los gestores sanitarios.