Medio centenar de sanitarios acorralan y abuchean a Boi Ruiz en el Hospital Vall d'Hebron

Actualizado 09/07/2012 16:41:50 CET
Guardias de seguridad impiden la entrada de manifestantes en el Vall d'Hebron
EUROPA PRESS

BARCELONA, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de un centenar de sanitarios y profesionales del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona han sorprendido este lunes al conseller de Salud de la Generalitat, Boi Ruiz, en una protesta bien organizada y que se ha llevado a cabo sin previo aviso, impidiéndole visitar la Unidad de Investigación en Terapia Molecular del Cáncer (UITM) del centro y obligándole a irse entre los abucheos de los manifestantes.

Cuando la rueda de prensa tocaba a su fin han empezado a hacerse audibles en la sala de actos de Gerencia gritos de 'Boi dimisión', procedentes de dos grupos coordinados que se han apostado frente a las dos únicas puertas de acceso a la sala, y que el personal privado de seguridad se ha visto obligado a cerrar para impedir que entraran al acto.

Los concertados, con presencia de representantes sindicales, protestaban por los recortes aplicados, en general, y por el cierre de la guardería del Hospital Vall d'Hebron, en particular, que acoge a los hijos de los empleados, y que a partir del próximo curso ha avanzado que no admitirá nuevas matriculaciones pese a que actualmente mantiene inscritos a unos 150 niños.

Ante el cariz de la protesta y cuando ha quedado claro que era imposible salir de la zona sin evitar el cruce con los concentrados, el conseller se ha reunido con representantes de los trabajadores por espacio de más de media hora, mientras que una comisión encabezada por el investigador y director científico de la UITM, Josep Baselga, ha visitado la unidad tal y como estaba previsto, también bajo los gritos de los manifestantes.

Al finalizar la reunión con el conseller, la delegada de Catac-Cts Marcel·la Güell ha explicado en declaraciones a los periodistas que Ruiz se ha comprometido a dar una respuesta en un plazo de diez días sobre la posibilidad de que se mantenga la guardería, algo a lo que no se ha comprometido.

A pesar de que ha intentado burlar a los manifestantes saliendo por una de las dos puertas que había quedado desbloqueada en el transcurso de la reunión, los manifestantes han alcanzado el vehículo que transportaba el conseller, lo han despedido del Hospital al grito de 'Dimisión', 'Ladrones' y 'Queremos la guardería' y, algunos de ellos, han llegado a golpear la carrocería del vehículo.