Casi la mitad de los médicos adscritos a una compañía aseguradora trabaja sin un contrato

Publicado 17/07/2019 14:38:12CET
Médico. Consulta. Prescripción.
Médico. Consulta. Prescripción.SANITAS

   MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El 37,7 por ciento de los médicos adscritos a una compañía aseguradora trabaja sin un contrato y hasta el 45 por ciento ha tenido problemas a la hora de desarrollar su actividad asistencial, según se desprende del estudio 'Condiciones de competencia en el mercado del ejercicio libre de la Medicina', llevado a cabo por la Vocalía Nacional de Médicos de Ejercicio Privado del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM).

   Para realizar el estudio, tal y como ha explicado el coordinador del mismo, José Páez, se han entrevistado de forma 'on line' a 1.410 médicos que ejercen su actividad laboral en la medicina privada, de los cuales 1.222 estaban adscritos a alguna compañía aseguradora.

   El cuestionario abordaba temas como la gestión de los actos médicos, baremos, condiciones que ofrecen las aseguradoras médicas, obstáculos con los que se topan en la relación con estas compañías, problemas con los pagos y diferencias de servicio entre asegurados particulares y mutualistas, entre otros.

   "Llevamos años conociendo muchos problemas que tienen algunos médicos con las aseguradoras y por eso hemos querido realizar un estudio para poder cuantificarlos y conocer si hay algún tipo de solución", ha explicado el vocal nacional de Médicos de Ejercicio Privado, Manuel Carmona, quien ha avisado de que la falta de un contrato escrito facilita la expulsión del cuadro médico a "conveniencia" de la aseguradora.

   Precisamente, los datos del trabajo han puesto de manifiesto que a un 23,1 por ciento de los médicos se le ha rescindido "sin motivo" el contrato escrito con alguna compañía, de los cuales a más de la mitad se le comunicó con sólo uno o dos meses de antelación. Además, el 22,7 por ciento ha reconocido haber recibido presiones con la exclusión del cuadro médico en caso de no aceptar las nuevas condiciones establecidas por la compañía.

   En este sentido, el 75 por ciento de las condiciones impuestas estaban relacionadas con pagos fijos o capitativos y el 43 por ciento con el hecho de dejar de atender a mutualistas para hacerlo sólo a los asegurados de pólizas privadas. Al mismo tiempo, los principales obstáculos a los que se enfrentan algunos médicos para realizar su trabajo diario están relacionados con la falta de autorización de tratamientos o técnicas indicadas, trabas administrativa o "excesivo" formalismo en los procedimientos.

AL 40% SE LE HA EXIGIDO PRESTAR ATENCIÓN EN EL CENTRO DE LA COMPAÑÍA

   Asimismo, un 40 por ciento asegura que se les ha impuesto por alguna aseguradora la prestación de sus servicios a través del centro médico o grupo hospitalario con el colabora la compañía. Una exigencia que, según los profesionales encuestados, ha provocado que un 50 por ciento hayan dejado de trabajar para la aseguradora al rechazar estas condiciones.

   Al respecto, el vocal de Ejercicio Libre del Colegio de Médicos de Sevilla, Juan Ignacio Guerrero, ha comentado que las compañías aseguradoras han puesto en práctica una estrategia orientada a conseguir que los pacientes vayan directamente a sus propios centros, los cuales han originado, "al menos en parte", la exclusión del cuadro médico de los facultativos cuyas especialidades compiten con las del nuevo centro médico u hospital propio o del que las compañías han contratado una especialidad en exclusiva.

   Otros datos que se desprenden del estudio es que al 40 por ciento de los médicos se les ha negado, por parte de estas compañías, el abono de consultas sucesivas o revisiones; y que en los últimos 20 años no se han aumentado los baremos de las compañías o, si lo han hecho, ha sido de forma "insignificante", mientras que el coste de personal y material de las consultas se ha incrementado entre un 20 y un 40 por ciento.

   "Son frecuentes las reducciones encubiertas de estos baremos, por ejemplo, al incluir las compañías pruebas complementarias en el precio de la consulta que antes se facturaban por separado", han dicho los responsables del estudio, quienes han abogado por la elaboración de un Código de Buenas Prácticas para mantener el actual sistema de medicina privada o abogar por un cambio de modelo de ejercicio libre que garantice la calidad asistencial.

   Al mismo tiempo, los expertos han advertido de que la relación médico-paciente está quedando intermediada por compañías aseguradoras y grupos hospitalarios porque son los que marcan las condiciones de retribución, tiempo de dedicación horario y medios.

   "La 'foto' que hoy da esta encuesta del ejercicio de la medicina en la asistencia privada es el primer paso para la creación de un Observatorio que sea referente de este sector para contaminarlo de profesionalismo", ha dicho el presidente del CGCOM, Serafín Romero, para zanjar preguntándose los motivos por los que a pesar de que la sanidad privada está "en auge" la insatisfacción de los médicos que trabajan en el sector está también en aumento.