Actualizado 05/10/2006 13:09 CET

Carod (ERC) pide el traspaso de la parte estatal del Hospital Clínic de Barcelona

Espera que Saura no deba dimitir en la Generalitat por una bajísima participación electoral

BARCELONA, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El candidato de ERC a presidir la Generalitat, Josep Lluís Carod-Rovira, reclamó hoy al Estado el traspaso de toda la parte estatal del Hospital Clínic de Barcelona, como una de las maneras de complementar lo que, según su partido, falta en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para cumplir las inversiones que prevé el nuevo Estatut en los próximos siete años.

Tras la reunión de este miércoles entre el ministro de Economía y el líder de ERC en el Congreso, Joan Puigcercós, Carod reiteró que su grupo "está más cerca de presentar una enmienda a la totalidad que de no hacerlo" ante las cuentas públicas. Así lo dijo hoy en una conferencia-coloquio del Foro de la Nueva Economía.

Según él, el Estado debe generalizar a todos los ministerios el concepto de infraestructuras al calcular las inversiones para Catalunya según el nuevo Estatut, y propuso en concreto traspasar íntegramente la parte estatal del Clínic, incluyendo "una garantía temporal durante años de una inversión año tras año".

El líder de ERC afirmó que el presidente del Gobierno "no cumple la ley: no cumple el Estatut", y advirtió de lo que puede ocurrir durante los próximos siete años si ya incumple la nueva norma catalana en los primeros PGE en que debe aplicarse. "Si no saben en qué invertir, les sugerimos dos cosas: inversiones en infraestructuras tecnológicas, científicas y de investigación, y en infraestructuras sanitarias".

Carod-Rovira afirmó que Zapatero es "correcto, simpático, cordial y, además, de Barça, pero estamos hablando de un presidente del Gobierno", y se espera de él "un proyecto de Estado". Según él, al principio de su mandato "parecía" tener este proyecto, pero se mostró decepcionado en este aspecto con el también líder socialista. Pese a todo, constató su "cordial" relación con él.

También aludió a las infraestructuras viarias, para afirmar que "es un desastre el equipamiento viario" de la comunidad. Por ello, propuso desdoblar la N-340, acabar el Eix Pirinenc, reforzar el transporte ferroviario de personas y mercancías (un ferrocarril orbital por Barcelona, a modo de corona), e invertir "mucho" en el Camp de Tarragona, "segunda área metropolitana de Catalunya".

"PUERTAS ABIERTAS" PARA PACTAR=2E

Al hablar de las elecciones catalanas del 1 de noviembre, Carod advirtió al conseller de Relaciones Institucionales y Participación, Joan Saura (ICV-EUiA): "Confío en que ningún responsable de ninguna conselleria de Participación Ciudadana de la Generalitat deba presentar su dimisión por no haber conseguido que haya más gente que vaya a votar que la que se quede en casa", porque sería "bastante preocupante".

Josep Lluís Carod-Rovira, alertó de que ya ocurrió así en el reciente referéndum estatutaria, aunque admitió que suele haber más participación en unas elecciones que una consulta popular. Además, pidió "especialmente" a los jóvenes que voten, porque "la pasividad nunca resuelve nada".

El dirigente republicano reafirmó la equidistancia ante las elecciones catalanas: "Ya hemos cumplido: votamos a Jordi Pujol en 1984, y a Pasqual Maragall en 2003: nuestra doble condición de estar entre CiU y PSC" hace que ERC tenga "las puertas abiertas" para pactar con ambos, por lo que el futuro depende de "cómo el electorado premia o no" a los partidos. "Tendremos que leer lo que diga el electorado", dijo, y añadió que ERC negociará postelectoralmente "en función" de ello.

Carod afirmó que, pese a los ataques entre partidos y entre candidatos durante la precampaña, éstos deberán negociar tras las elecciones, y criticó a los candidatos que cambian públicamente de actitud pese a los contactos privados que ya hay entre ellos: "Es incluso ridículo que gente con quien puedes compartir mesa hagan declaraciones después como si no nos hubiésemos visto nunca en la vida".

ERC "NO" ES ASAMBLEARIA.

Carod dijo que ERC "no es un partido asambleario", sino que en sus congresos "se convierten en asamblea abierta porque reconoce el derecho de todos sus militantes a elegir a su presidente y secretario general y a aprobar su programa político", pero el partido funciona regularmente con una directiva.

Sí defendió las "reuniones informativas" organizadas para saber la "opinión mayoritaria" de los militantes sobre temas importantes, como ocurrió sobre el Estatut durante su negociación."Hicimos caso de estas apreciaciones, en un momento donde además quedaba claro que el proceso era irreversible", en referencia a que el texto ya no iba a cambiar.