Publicado 01/07/2020 12:25:58 +02:00CET

Cardiólogos, sector de tecnología sanitaria e industria farmacéutica piden más inversión en Sanidad tras el COVID-19

Un hombre con mascarilla ante un mural de un trabajador médico en Bombay
Un hombre con mascarilla ante un mural de un trabajador médico en Bombay - Ashish Vaishnav/SOPA Images via / DPA

MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Cardiología (SEC), la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) y la patronal de la industria farmacéutica en España, Farmaindustria, han pedido más inversión en Sanidad tras la crisis del COVID-19.

A través de un 'webinar', las tres entidades han coincidido en que el coronavirus "ha puesto de manifiesto que los profesionales sanitarios, incluidos los que trabajan en la industria farmacéutica y en el sector de la tecnología sanitaria, son la principal fortaleza del sistema".

Todos los expertos coincidieron en apuntar a la infrafinanciación sanitaria como una de las principales debilidades del Sistema Nacional de Salud (SNS). "El gasto en sanidad pública en España ha bajado en la última década, representando en 2018 el 6,2 por ciento del producto interior bruto (PIB), mientras que en países como Alemania (9,5%), Francia (9%), Bélgica (8%) o Reino Unido (7,5%), que ya partían de niveles de gasto superiores, se ha incrementado", ha recordado el presidente de la SEC, Ángel Cequier.

"Debemos prestar más atención a nuestro sistema sanitario. Nos enfrentamos a un gran desafío porque partimos de un mayor impacto de la pandemia en nuestro país y una financiación insuficiente de la sanidad", ha apostillado la presidenta de Fenin, María Luiz López-Carrasco.

El presidente de Farmaindustria, Martín Sellés, miró hacia adelante y destacó algunas de las lecciones aprendidas de la pandemia para el futuro: "Todo el mundo ha podido comprobar la importancia de tener un sistema sanitario robusto y bien financiado. Para ello deberíamos incrementar su financiación hasta situarse en el 7 por ciento del PIB, un punto más que hasta ahora, y así igualarnos con los países de nuestro entorno".

Así, ha abogado por que parte de esta financiación sirva para potenciar los recursos que España dedica a I+D: "Nuestro país dedica a I+D el 1,24 por ciento del PIB, cuando muchos de los países del entorno dedican más del 2 por ciento y cuando la media de la Unión Europea está en el 2,2 por ciento. Deberíamos intentar alcanzar estas cifras al menos con la puesta en marcha de un plan a cinco años".

Por su parte, el presidente de la SEC también ha destacado como debilidad frente a la crisis COVID-19 que "no hubo una previsión del potencial impacto que sobre el sistema sanitario podía tener el coronavirus ni se hizo una estrategia de previsión desde el punto de vista de equipamientos y de organización".