Publicado 28/09/2020 14:16CET

Cardioalianza se une a la campaña internacional #UsoMiCorazón con motivo del Día Mundial del Corazón

Folleto.
Folleto. - CARDIOALIANZA

MADRID, 28 Sep. (EUROPA PRESSS) -

Cardioalianza, entidad que agrupa en España a 18 organizaciones de pacientes cardiovasculares, se une a la campaña internacional #UsoMiCorazón con motivo del Día Mundial del Corazón que se celebra el Día Mundial del Corazón, y que este año pide a las personas, entidades y a los gobiernos que "usen su corazón" para tomar mejores decisiones en beneficio de la sociedad en general, de nuestros seres queridos y de nosotros mismos.

"La pandemia por la Covid-19 ha puesto de manifiesto la importancia que adquiere la salud pública y nos ha hecho conscientes del gran impacto que puede llegar a causar una enfermedad tanto a nivel físico, emocional como también económico. La Covid-19 ha sido la responsable directa de la pérdida de casi un millón de vidas en todo el mundo y de más de 30.200 en España. Aun así, no hay que olvidar que la enfermedad cardiovascular mata cada año a 17,8 millones de personas y que se trata de la primera causa de muerte global", recuerdan.

"No hay que olvidar, además, que los pacientes cardiovasculares han sido uno de los principales grupos de riesgo de contagio, por la vulnerabilidad de su salud y por el agravamiento de los síntomas que se ha visto especialmente en este grupo de pacientes. Además, hay que sumarle el gran número de personas que ha sufrido eventos cardiovasculares en silencio a lo largo de esta pandemia, en casa, sin acudir al hospital. Literalmente, muchas casi pierden la vida por miedo a ser contagiadas si acudían a pedir ayuda al hospital", manifiesta Maite San Saturnino como presidenta de Cardioalianza.

Cardioalianza, como miembro de la World Heart Federation (WHF), hace un llamamiento a la población para que se una a esta campaña mundial y que bajo el hashtag #UsoMiCorazón inunden las redes sociales de mensajes llenos de positivismo y buenos propósitos.

"Desde Cardioalianza instamos a las instituciones sanitarias y los Gobiernos central y autonómicos a trabajar para implementar medidas que contribuyan a la reducción de las enfermedades cardiovasculares, tales como implementar tasas a aquellos alimentos altos en grasas, azúcares y sal; aumentar las políticas de control sobre el tabaco; llevar a cabo estrategias para reducir el consumo de alcohol o introducir planes de alimentación saludable en los comedores de las escuelas, etc.", añade San Saturnino.

Las organizaciones de pacientes cardiovasculares hacen un llamamiento para cambiar tanto el comportamiento individual como el de la sociedad entera; así piden priorizar el valor de la equidad para lograr que todas las personas tengan acceso y puedan costear una atención médica, unos alimentos saludables y un estilo de vida sano.