Publicado 29/01/2021 11:00CET

Cáncer de tiroides en niños y adolescentes, ¿Por qué ha aumentado la incidencia?

Mujer joven tocando su cuello. Ganglios, tiroides, garganta.
Mujer joven tocando su cuello. Ganglios, tiroides, garganta. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / SIAM PUKKATO - Archivo

MADRID, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

El aumento en las tasas de incidencia de cáncer de tiroides en niños y adolescentes, que lleva observándose desde el año 2000 a nivel global, podría deberse al sobrediagnóstico; según se desprende de un nuevo estudio dirigido por científicos de la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), en colaboración con varios socios internacionales.

El estudio, publicado en 'The Lancet Diabetes and Endocrinology', ha utilizado los datos más actualizados y de mayor calidad de 49 países y territorios de todo el mundo, incluidos algunos de bajos y medianos ingresos. Así, los investigadores estudiaron las tasas de incidencia de cáncer de tiroides en niños y adolescentes de 0 a 19 años.

Tal y como explican los investigadores, el sobrediagnóstico es el diagnóstico de tumores que no progresan hasta causar síntomas o la muerte en la vida de un individuo y, en el cáncer de tiroides, es consecuencia del aumento de la vigilancia de la glándula tiroidea y de la introducción de nuevos procedimientos de diagnóstico, como la ecografía del cuello.

Esto puede llevar a la detección de muchos tumores indolentes y no letales que se sabe que existen en la glándula tiroidea de personas sanas de cualquier edad, incluidos niños y adolescentes. Además, los científicos destacan que este problema del sobrediagnóstico es más pronunciado en entornos en los que los servicios sanitarios no están bien regulados.

"Encontramos que las características epidemiológicas relevantes del cáncer de tiroides observadas en niños y adolescentes reflejan estrechamente las que ya se observan en las poblaciones adultas, para las que existen pruebas sustanciales de que el sobrediagnóstico desempeña un papel importante en el aumento de las tasas de incidencia", afirma el científico del IARC que ha dirigido el estudio, el doctor Salvatore Vaccarella. "Por tanto, el sobrediagnóstico también podría tener un importante impacto en el aumento de las tasas de incidencia del cáncer de tiroides en niños y adolescentes", ha reiterado.

INCIDENCIA MÁS ALTA EN NIÑAS

Así, dicho sobrediagnóstico en niños y adolescentes tiene importantes consecuencias para la calidad de vida de estos jóvenes que se encuentran en una situación de riesgo, sobre todo para las niñas, ya que las tasas de incidencia del cáncer de tiroides son generalmente más altas en las niñas que en los niños.

El cáncer de tiroides en la población infantojuvenil se trata con cirugía y a menudo con yodo radiactivo, mientras que no se recomienda la vigilancia activa sin tratamiento. Asimismo, los niños con cáncer de tiroides suelen someterse a una tiroidectomía total, que requiere una terapia de sustitución de hormonas tiroideas de por vida y afecta notablemente a la calidad de vida.

"Sobre la base de los resultados de este estudio, sugerimos que la recomendación existente contra el cribado de cáncer de tiroides en la población adulta asintomática que no presenta factores de riesgo específicos se amplíe a niños y adolescentes", afirma el doctor Vaccarella, que pide que se desaconseje "explícitamente" el cribado del cáncer de tiroides en estos jóvenes.

Para leer más